Los ganadores de los Premios MITI 2017

1, 2, 3… ¡Mitiga-Acción! Empieza la gran noche de los premios MITI el 28 de Marzo de 2017. A los pies de las termas de Caldes de Montbui se extendió la alfombra roja imaginaria de los Premios MITI, que celebraba su 1ª edición. LA RED REMEDIA, con sus investigadores e investigadoras, acompañados de algunos tomadores de decisiones acudieron prestos a la llamada de las tazas MITI (diseñadas por MUAK!).

IMG_6570

Los MITI 2017 ya son una realidad. Con Alberto, Jorge y Agustín como magistrales maestros de ceremonia se fueron entregando los premios a la actividad mitigadora del cambio climático en el sector agroforestal (agricultura, ganadería y forestal).

IMG_6366

Como estaba anunciado, se destacó la labor “mitigadora del cambio climático” en tres ámbitos en relación con la investigación en la reducción de GEI y fomento del secuestro de C en los sectores agrícolas, ganaderos y forestales:

  • Premio a la mejor tesis sobre mitigación (el Doc Miti)
  • Premio a la mejor entrada en el blog (el Blog MITI)
  • Premio al compromiso mitigador (el Big MITI)

Esta edición se recordará como la edición en la que Jose Luis Vicente (U. Jaen) y Guillermo Pardo (BC3) ganaron ex-equo la ansiada taza MITI a la mejor tesis doctoral (el Doc MITI). Precisamente con ellos hubo grandes destellos de momentos y estilismos para el recuerdo. Ambos no pudieron ocultar su emoción y en ambos discursos de aceptación del premio se pudo oír la voz entrecortada y rota de los mismos.

IMG_6360

Lucia Lopez Marco (IAMZ) protagonizó y encabezó la lista de vencedores de los Premios MITI a la mejor entrada en el blog (Blog MITI). Bajo una marea de flashes dispuestos para captar los mejores momentos, el video de la ausente Lucia Lopez Marco, hablando precisamente sobre la temática de su entrada premiada (Trashumancia y cambio climático), fue absoluta protagonista del momento más reivindicativo de la noche.

El segundo premio MITI a la mejor entrada en el blog (Blog MITI) recaló en Joris de Vente, (CEBAS CSIC) ¿Cuál es la importancia del carbono orgánico de los suelos? . El premio lo recogió Maria Almagro, que luego reconoció en la fiesta post-gala haber utilizado como pseudónimo el nombre de su compañero, pero que había sido ella precisamente quien había realmente escrito la entrada. María se mostró profundamente afectada por no ser legalmente la receptora de este premio. Actualmente estamos evaluando la posibilidad de Maria sea receptora final del premio. El comité está ahora evaluando con todos los medios de que dispone para dar una respuesta final.

Posiblemente, el año que viene recordaremos “el conjunto nata” de Fernando Estellés (UPV), que nos ha hecho sentir mariposas en el estómago, receptor del tercer premio a la mejor entrada “No hay que volver a las cavernas, por Pepe Mújica”. Un sincero y real alegato de como debiera ser el sistema agroalimentario para ser sostenible y justo.

IMG_6303

 Abajo un extracto de la entrevista que Fernando le hizo a Pepe Múgica en su propia casa.

Como colofón de la noche, se premió a toda una carrera investigadora en su conjunto al Prof. Pete Smith (U. Aberdeen). El premio al compromiso mitigador (Big MITI) vino acompañado de un inspirador video de Pete Smith en el que introducía los retos generales en la mitigación del cambio climático en el ámbito de la producción y consumo alimentario.

 

 

 

Siglas, futuro y cambio climático

Si predecir los efectos y la magnitud del cambio climático en el futuro es complicado, predecir cómo nos vamos a comportar en el futuro los seres humanos para mitigarlo o adaptarnos es más bien asunto de bola de cristal. Por eso dentro del marco del IPCC (la comisión internacional de científicos que se dedican a evaluar el estado de la cuestión del conocimiento sobre el cambio climático) se han creado escenarios de futuro de referencia para que sirvan como base para estudiar impactos del cambio climático y su magnitud.  Son los Representative Concentration Pathways y los Shared Socio-economic Pathways, RCP y SSP por sus siglas en inglés.

RCP- el alcance del cambio climático (más información en van Vuuren et al. 2011)

Los RCP representan diferentes escenarios de intromisión de los gases de efecto invernadero (GEI) en el balance del calor que entra y sale en el sistema troposfera-superficie de la Tierra. Este flujo de calor se llama “radiative forcing” y le afectan factores tanto naturales como antropogénicos. Por ejemplo, aumenta si aumentan las concentraciones de gases de efecto invernadero y también cambia según la incidencia de la luz solar en el planeta o por cambios que afectan la energía absorbida por la superficie de la tierra (por cambio de uso del suelo, por ejemplo). Para los escenarios se utilizan los valores de radiative forcing relativos a las condiciones preindustriales (1750), no incluye albedo o polvo y se expresa en Watts por metro cuadrado (W/m2).

¿Por qué se utiliza este concepto y no otro más conocido como la concentración de CO2 para definir los escenarios?: La verdad es que las trayectorias de los escenarios son muy parecidas a las concentraciones atmosféricas de CO2 (Figura 1), porque de todos los factores que aumentan el radiative forcing son los gases de efecto invernadero los que más peso tienen y dentro de ellos, el CO2. Los científicos del IPCC utilizan el concepto de “radiative forcing” porque al incluir todos los factores es más exacto y más útil para aplicarlo en los modelos de convección atmosférica.

En total hay cuatro escenarios RCP y cada uno corresponde al radiative forcing proyectado para final del siglo XXI: 2.6, 4.5, 6 y 8.5 W/m2. El escenario de 2.6 es en el que menos aumenta la temperatura, el de 8.5 el que más. Para más detalles, la NASA ha elaborado unos espectaculares mapas globales de variación de temperatura en base a estos cuatro RCPs.

La gracia de estos escenarios es que no sólo han estado trabajando en ellos expertos en dinámica atmosférica sino de otras muchas disciplinas y han utilizados modelos que integran otras variables además de la atmosférica para definir sus características. No se trataba de hacer una predicción, sino unos escenarios con una lógica interna compartida para poder trabajar como base para hacer simulaciones de magnitudes de impacto, políticas de mitigación etc. Para hacernos una idea el RCP2.6 lo simularon teniendo en cuenta la implementación activa y global de políticas de mitigación, mientras que en el RCP8.5 no hay ni una. Los otros dos escenarios son situaciones intermedias. Población y consumo de energía fósil son otras de las variables de entrada que se tuvieron en cuenta.

El resultado de todo este trabajo es el que se puede ver en la figura 1. Los modelos dan información de los tres principales factores que influyen en el radiative forcing:

  1. Emisiones de gases de efecto invernadero, por ejemplo, la concentración atmosférica de CO2, como en la figura 1.
  2. Contaminación atmosférica (SO2, NOx, etc), que disminuye paralelamente en todos los escenarios, aunque en menor medida en el 8.5.
  3. Usos del suelo, en 2.6 se intensifica y se aumenta la superficie para producir agrocombustibles, mientras que en el 8.5 el aumento de superficie cultivada es proporcional al aumento poblacional. Rompiendo la dinámica que llevaban hasta ahora, en los escenarios intermedios se consideran reducciones del área agrícola y aumento de la superficie forestal.

galan1

Figura 1. Tendencias del radiative forcing (izquierda) según el escenario de RCP. Concentración atmosférica de CO2 (derecha) según el escenario de RCP.  Fuente: adaptado de van Vuuren et al. (2011).

Dentro de la lógica interna de los escenarios la variable que principalmente determina la trayectoria del radiative forcing es el consumo de combustibles fósiles. En la figura 1 se observa cómo el radiative forcing disminuye en algunos de ellos, ¿quiere decir esto que en los escenarios de futuro se contempla reducción del consumo de combustibles fósiles? La respuesta es no, sólo un poco en el escenario RCP2.6. La disminución del radiative forcing (y de la concentración de CO2) en los escenarios 2.6, 4.5 y 6 tiene que ver con que en el diseño de los escenarios se han incluido sistemas de captación y almacén de carbono. Hay mucha controversia con el desarrollo de estos sistemas a gran escala porque compiten con recursos (tierra, agua, capacidad de almacenaje, costes), con la seguridad alimentaria, con la biodiversidad e incluso con otras medidas de mitigación. Además, el éxito de estas medidas es incierto y entraña muchos riesgos (Fuss et al. 2014).

Es importante entender que los escenarios no son predicciones, sino el resultado de resumir las miríadas de escenarios de cambio climático que aparecen en la literatura. Esta es precisamente la función del IPCC, revisar la literatura científica sobre cambio climático, resumirla y publicarla en unos informes que representan el estado de la cuestión científico del momento en que se hizo la revisión. Estas revisiones se hacen cada cinco o seis años. Así que puede ser que con el tiempo (no mucho) el RCP2.6 se vea como muy optimista y el 8.5 como el más probable si todo sigue igual.

SSP- futuros socioeconómicos (más información en O’Neill et al. 2017)

Los desafíos para la implementación de medidas de adaptación y mitigación dependen de las características de la sociedad. ¿Cómo saber qué tipo de sociedad tendrá que enfrentarse a al cambio climático? ¿Qué medidas de adaptación considerará aceptables? ¿Cuántos recursos dedicará a frenar las emisiones? Para reflejar la magnitud del desafío de adaptarse y mitigar el cambio climático según el perfil socioeconómico de la sociedad también se han creado escenarios, los Shared Socio-economic Pathways (SSP). Estos escenarios se refieren únicamente a las características socioeconómicas de la sociedad, las relacionadas con el clima están exentas.  Por ejemplo, no va a adaptarse y mitigar el cambio climático de la misma manera una sociedad igualitaria, cooperativa y con grandes inversiones en fuentes de energía renovables (SSP1) que una sociedad desigual, cerrada y cuya principal fuente de energía sean los combustibles fósiles (SSP3).

Así como los RCPs son de naturaleza cuantitativa, los SSP son cualitativos. Son narrativas de diferentes alternativas de futuro, es decir, una especie de guiones de película que dan la pauta del comportamiento de los factores que dificultan o facilitan la adaptación y la mitigación. Estos factores tienen que ver con el crecimiento económico, la integración regional, la sostenibilidad social (equidad y governanza) y la sostenibilidad ambiental (conciencia ambiental y estilos de vida). La figura 2 representa de manera esquemática los SSPs respecto a la dificultad de la sociedad para adaptarse o mitigar el cambio climático.

galan2

Figura 2. Los cinco SPPs representando las diferentes combinaciones de desafíos para adaptarse o mitigar el cambio climático. Fuente: adaptado y traducido de O’Neill et al. (2017).

El argumento de cada escenario es el siguiente:

SSP1. Tecnologías respetuosas con el medio ambiente, energías renovables, instituciones que facilitan la cooperación internacional, baja demanda energética. Mejora del bienestar humano, flexibilidad institucional a todos los niveles.

SSP2. Desarrollo moderado como tendencia global aunque muy desigual entre e inter países.

SSP3. Desarrollo y conciencia ambiental limitados. El crecimiento de la población se estanca en países desarrollados. Dependencia de combustibles fósiles, lento cambio técnico y dificultad para conseguir cooperación internacional. Desarrollo humano limitado, bajo crecimiento de rentas, falta de instituciones efectivas (sobre todo para actuar entre regiones).

 SSP4. Desarrollo de  tecnologías low-carbon y una sociedad internacional bien integrada que permite su generalización. Políticas ambientales centradas en problemáticas locales en las áreas de nivel de renta medio-alto y grandes proporciones de población con niveles bajos de desarrollo y con difícil acceso a instituciones que lidien con estrés ambiental o económico.

SSP5. Fuerte dependencia de combustibles fósiles y falta de conciencia ambiental global. Desarrollo humano alto, crecimiento económico e infraestructuras potentes.

El objetivo de estos SSPs no es la comunicación entre científicos y políticos, sino que en combinación con los RCPs, sirvan como una herramienta para la comunidad científica, algo así como un marco común de referencia que puede ser actualizado, para poder llevar a cabo análisis integrados que sean de utilidad para el desarrollo de políticas climáticas. Por ejemplo, si quisiéramos hacer escenarios de medidas de adaptación de subida del nivel del mar, en el SPP1 contemplaríamos la opción de recuperar los ecosistemas de marismas, mientras que en el SPP3 como mucho contemplaríamos un muro en la costa y que las rentas más altas se irían a vivir a las cimas de las montañas y tocarían madera…

Además de los RCPs y los SSPs, se están desarrollando los representative agricultural pathways (RAPs), que están centrados en los impactos del cambio climático en la agricultura. Así que es posible que dentro de poco me vea escribiendo un post parecido a este…

Para acabar, estos escenarios están hechos por y para ser usados por modelizadores. Un modelizador es un investigador que hace experimentos sin un laboratorio. Tiene un mundo artificial (un modelo) lleno de efectos (ecuaciones) que interaccionan entre sí. Para hacer funcionar los modelos y experimentar con ellos hace falta tomar muchas decisiones, así que trabajos como el diseño de estos escenarios, aunque no son perfectos, son un paso para la transparencia del proceso.

Que tantos científicos hayan conseguido ponerse de acuerdo en un marco de análisis no es nada corriente y seguro que el esfuerzo ha sido enorme. Este es el pensamiento esperanzador que contrasta con la inquietud de observar los escenarios de las figuras 1 y 2 porque, aunque no sean para predecir el futuro, no puedo evitar preguntarme ¿cuál será el más probable?

Fuss, Sabine, Josep G. Canadell, Glen P. Peters, Massimo Tavoni, Robbie M. Andrew, Philippe Ciais, Robert B. Jackson, et al. 2014. «Betting on negative emissions». Nature Climate Change 4 (10): 850-53. doi:10.1038/nclimate2392.

O’Neill, Brian C., Elmar Kriegler, Kristie L. Ebi, Eric Kemp-Benedict, Keywan Riahi, Dale S. Rothman, Bas J. van Ruijven, et al. 2017. «The Roads Ahead: Narratives for Shared Socioeconomic Pathways Describing World Futures in the 21st Century». Global Environmental Change 42 (enero): 169-80. doi:10.1016/j.gloenvcha.2015.01.004.

Vuuren, Detlef P. van, Jae Edmonds, Mikiko Kainuma, Keywan Riahi, Allison Thomson, Kathy Hibbard, George C. Hurtt, et al. 2011. «The Representative Concentration Pathways: An Overview». Climatic Change 109 (1-2): 5-31. doi:10.1007/s10584-011-0148-z.

Dónde encontrar la base de datos de RCPs http://www.iiasa.ac.at/web-apps/tnt/RcpDb/

Dónde encontrar la base de datos de SPPs https://tntcat.iiasa.ac.at/SspDb/dsd?Action=htmlpage&page=about

Elena Galán del Castillo (Basque Centre For Climate Change, BC3)

elena_galan

logo_bc3

 

 

INVENTARIOS GEI EN REMEDIA V

Nuevos alicientes para no perderse la cita ineludible del año en relación a la agricultura, ganadería y sector forestal en el contexto de Cambio Climático. Desde la RED REMEDIA os informamos que tenemos una incorporación de última hora para el workshop REMEDIA V. Martín Fernandez Diez-Picazo  de la Unidad de Inventarios de MAPAMA nos hablará sobre la estructura de inventarios GEI en España  y las necesidades de investigación por parte del Inventario.

Aprovechando dicha charla en el marco del workshop nos gustaría reactivar el grupo REMEDIA-inventarios con una pequeña reunión de la misma. Así, convocamos a tod@s los soci@s interesados en la actividad de este grupo a una reunión que tendrá lugar en el trascurso del workshop (hora aún por determinar aunque probablemente sea justo después de la primera jornada).

img_2893

Así, si estás interesad@ en formar parte de este subgrupo REMEDIA inventarios y participar en esta reunión por favor mándanos antes del 10 de Marzo tus coordenadas (indicando nombre-apellidos, centro e interés/posible aportación en participar en este grupo) a la cuenta de correo:

screenshot-2017-02-16-12-15-30

Recordamos que es imprescindible ser soci@ para participar de este grupo (¡por si no teníais suficientes alicientes ya!)

El grupo de inventarios-REMEDIA tiene dos objetivos principales:

  1. ¿cómo puede contribuir la RED REMEDIA a mejorar los inventarios GEI en España?
  2. ¿Cómo puede contribuir la RED REMEDIA a los nuevos documentos guías (o bases de datos) del IPCC sobre estimaciones de emisiones y sumideros?

Es precisamente en este segundo punto, donde hemos preparado con la ayuda de Maria Jose Sanz  miembro del IPCC del grupo “Task Force on NAtional GHG inventories”  un adelanto de algunos puntos posibles donde la RED REMEDIA podría contribuir (en inglés).

remedia

logoremediaworkshop_v-02

 

 

Cultivos cubierta: una estrategia de mitigación y adaptación frente al cambio climático

Los cultivos cubierta o intercalares son aquellos que se introducen en las rotaciones con el principal objetivo de mejorar la sostenibilidad ambiental del sistema y no tanto para aumentar el beneficio económico. Sin embargo, debido a las innumerables ventajas que pueden ofrecer al agricultor como fuente de nutrientes, aporte de materia orgánica, mejoradores de la estructura del suelo o control de malas hierbas pueden suponer un beneficio económico a medio plazo.

Los usos más conocidos de los cultivos cubierta son protegiendo el suelo en las calles de cultivos leñosos y remplazando a los barbechos tradicionales en rotaciones de cultivo en las que el suelo queda desnudo durante un período largo de tiempo. Cuando pensamos en los beneficios ambientales asociados a los cultivos cubierta, nos viene a la cabeza su papel para controlar la erosión, fijar nitrógeno atmosférico, controlar la lixiviación de nitratos o mejorar la calidad del suelo; sin embargo, hay escasa información de su capacidad como estrategia para la mitigación y adaptación al cambio climático a pesar de que existe un común acuerdo en que mejoran la resistencia de los sistemas de cultivo ante situaciones adversas.

En el artículo recientemente publicado por Kaye y Quemada (2017) se parte de la comparación entre dos ensayos ampliamente estudiados de dos zonas climáticas my diferentes, una templada en Pensilvania (EEUU) y otra mediterránea-continental en Aranjuez (España), para evaluar el efecto de reemplazar los barbechos tradicionales por cultivos cubierta en el potencial de calentamiento global de los sistemas de cultivo y revisar su papel como estrategia de adaptación ante cambios futuros de temperatura o precipitación.

fig1

Figura 1. Dos ensayos de cultivos cubierta en Aranjuez (Madrid) en primavera. El más cercano muestra parcelas de mezclas de veza/cebada vivas (verdes) ya matadas (amarillas) y suelo desnudo. El más lejano es un ensayo que ha comparado durante más de 10 años diferentes especies de cultivos cubierta frente al barbecho invernal en rotaciones basadas en cultivos de verano de regadío.

El potencial de calentamiento global es una medida de la capacidad que tiene un sistema para contribuir al cambio climático y se expresa en equivalentes de CO2 producidos por hectárea y año. Se trata de un balance en el que hay medidas como el secuestro de carbono o el ahorro de fertilizante nitrogenado que disminuyen esa capacidad, mientras que otras como la emisión de gases de efecto invernadero o consumo de combustibles por la maquinaria agrícola que la aumenta. En este caso se cuantificó que la utilización de cultivos cubierta disminuye el potencial de calentamiento global con respecto al barbecho  en 141 kg de CO2 equivalente por hectárea cuando se emplean gramíneas como cultivos cubierta y en 160 si se emplean leguminosas o mezcla gramíneas/leguminosas. Así el empleo de cultivos cubierta podría ser una medida de mitigación muy eficiente frente al cambio climático, equivalente o superior a la transformación de sistemas de laboreo intensivo a no-laboreo, siendo los dos términos más importantes en la reducción el secuestro de C y la reducción de fertilizantes nitrogenados en el caso de leguminosas. Una novedad mostrada en este artículo es que el cambio producido en el albedo, es decir la reflexión de la radiación incidente, de la superficie del terreno debe ser considerado al evaluar la capacidad de mitigación de las estrategias de cultivo. En el caso de los cultivos cubierta su peso fue incluso superior al ahorro de fertilizantes nitrogenados de las leguminosas, aunque varía mucho en función del tipo de superficie cubierta (suelo oscuro, claro, cubierto de nieve). Incluso los residuos de los cultivos cubierta una vez muertos reflejan gran cantidad de radiación, contribuyendo a disminuir la temperatura del suelo y la capacidad de calentamiento, lo que sería interesante evaluar también en los sistemas de laboreo que producen un acolchado de residuos sobre el suelo.

fig2

Figura 2. Ensayo de cultivo cubierta en Pensilvania (EE.UU.) en una rotación de maíz/soja/trigo al final de verano. En el centro se ven los refugios para evitar la entrada de lluvia y estudiar la sequía. A la izquierda, distintas especies de cultivos cubierta que se sembraron después del trigo en agosto.

El manejo de las cultivos cubierta puede hacer que se constituyan también en una importante herramienta de adaptación frente al cambio climático. Especialmente a través de la reducción de la vulnerabilidad de los sistemas de cultivo frente a la erosión de los eventos de lluvia extremos y mediante el aumento de las opciones de manejo del agua durante períodos de sequía o saturación, ya que su terminación o permanencia nos permite controlar el agua almacenada en el suelo. El aumento de temperatura y de los eventos de lluvia intensos ha llevado a predecir una mineralización más rápida o ‘a pulsos’ y acumulación de nitrógeno en el suelo susceptible de perderse por lixiviación o emisiones gaseosas; en este caso, los cultivos cubierta podrían tener un importante papel reteniendo el N acumulado en forma vegetal y liberándolo lentamente, disminuyendo su pérdida y contribuyendo a un reciclaje dentro del sistema de cultivo. En conjunto, se encontraron pocos inconvenientes ligados a la introducción de cultivos cubierta como estrategias de adaptación y mitigación al cambio climático, de forma que sería esperable que muchos de los servicios ecosistémicos proporcionados por lo cultivos cubierta en condiciones actuales se verían reforzados en escenarios futuros.

Kaye J y Quemada M. 2017. Using cover crops to mitigate and adapt to climate change: a review. 2017. Agronomy for Sustainable Agriculture, 37:4. DOI 10.1007/s13593-016-0410-x.

Autor de la entrada: Miguel Quemada Sáenz-Badillos

miguelq

ceigram

Vacantes de trabajo en CIMMYT

El centro internacional de la mejora del maíz y el trigo (CIMMYT) es una organización sin animo de lucro dedicada a la investigación y la formación con mas de 100 centros colaboradores distribuidos por todo el mundo.

screenshot-2017-02-16-15-35-12

En la actualidad hay varios puestos vacantes.

Crop Modeler/Physiologist. CIMMYT esta buscando profesionales experimentados con conocimientos técnicos y capacidad de liderazgo para dirigir un grupo de investigación enfocado a modelización de cultivos, con especial énfasis en maíz y trigo. El/La candidato/a  liderará un grupo de científicos jóvenes y estudiantes de la Henan Agricultural University en China con el fin de desarrollar y utilizar modelos de cultivo y herramientas geo-espaciales para comprender y predecir pérdidas de rendimiento. Se requiere un mínimo de seis años de experiencia.

Geospatial Analyst/Specialist. CIMMYT esta buscando profesionales con experiencia en análisis espacial aplicado para liderar un grupo de jóvenes investigadores y estudiantes de la Henan Agricultural University en China. El/La candidato/a debe tener una formación sólida en utilización de datos geoespaciales para el seguimiento de los cultivos y el desarrollo de agricultura de precisión con el fin de mejorar  la eficiencia en el uso del agua y los nutrientes. Debe contar con experiencia en la obtención de datos, incluyendo “crowd sourcing” y  técnicas analíticas y de modelización novedosas para integrar datos procedentes de distintos niveles y fuentes en sistemas para el apoyo de toma de decisión. Se requiere un mínimo de 10 años de experiencia.

Para mas información www.cimmyt.org

Información subida por ML Cayuela (CEBAS-CSIC)

 

MODELIZACIÓN DEL SECUESTRO DE CARBONO EN MONTE BAJO DE CASTAÑO: EFECTO DE LA GESTIÓN FORESTAL

Las masas forestales juegan un papel importante en la fijación y almacenamiento de carbono, por lo que el desarrollo de modelos predictivos que permitan conocer la evolución de su almacenamiento bajo diferentes escenarios selvícolas supone una herramienta esencial para evaluar sus efectos de mitigación frente al cambio climático. Si bien la principal técnica de manejo forestal para almacenar carbono y mitigar el CO2 atmosférico involucra la reforestación, también es importante tener en cuenta el manejo de los bosques existentes.

Es esencial evaluar el efecto de cada alternativa selvícola, para así lograr una evaluación práctica y realista del papel (potencial) de los bosques en la mitigación del cambio climático. Sin embargo, no sólo es importante evaluar el almacenamiento de carbono en la biomasa y el suelo. Los productos maderables juegan un papel significativo en el almacenamiento de carbono del sistema por lo que su evaluación y cuantificación en términos de carbono es fundamental. En este sentido, este trabajo ofrece un enfoque innovador para evaluar el secuestro de carbono en monte bajo de castaño considerando la importancia de los flujos de carbono en toda la cadena de valor monte-industria.

En este trabajo publicado en la revista Journal of Cleaner Production por el CETEMAS en colaboración con el Instituto de Gestión Forestal Sostenible de la Universidad de ValladolidINIA se plantearon los siguientes objetivos:

1) Determinar la línea base de almacenamiento de carbono en monte bajo de castaño (Castanea sativa Mill.) en el norte de España (Asturias);

2) Evaluar el efecto de la gestión forestal (claras y turnos de corta) en el almacenamiento de carbono;

3) Evaluar el efecto de sustitución de los productos maderables de castaño como alternativa a otros materiales de mayor consumo energético.

celia1

Marco metodológico del estudio: para evaluar el contenido de carbono de la biomasa aérea y subterránea, suelo y productos maderables bajo diferentes escenarios selvícolas se utilizó el modelo CO2FIX v 3.1. (http://www.efi.fi/projects/casfor/). Este modelo cuantifica de forma simplificada el almacenamiento de carbono de una masa forestal proporcionando información sobre el flujo y balance de carbono en el tiempo, permitiendo realizar simulaciones para múltiples rotaciones. La parametrización del  modelo en función de la edad de la parcela se llevó a cabo utilizando datos de crecimiento de las masas, datos climáticos, “turn-over” del desfronde, datos de procesamiento de los productos maderables en el aserradero y datos de su vida útil y fin de vida.

Se evaluaron cinco alternativas selvícolas: línea base (escenario 1), donde se evaluó el sistema actual de aprovechamiento que se realiza en la zona para la especie: corta final a la edad de turno (40 años) sin intervenciones selvícolas previas. Escenarios A donde se planteó una selección de brotes a los 10 años, una clara a los 15 años, y corta final a dos edades diferentes, a los 40 años (A-Th1R40) y a los 60 años (A-Th1R60). Y escenarios B donde se plantearon las mismas intervenciones selvícolas que en el escenario A, pero añadiendo una clara a la edad de 26 años y también a dos edades de corta final, 40 años (B-Th1R60) y 60 años (B-Th2R60).

Los resultados sugieren que la aplicación de claras en el manejo del castaño alteró el carbono total del sistema. Cuando el manejo forestal fue intenso (más de una clara), se observó una pérdida de carbono con respecto a la línea base. Sin embargo, en los escenarios donde sólo se consideró una clara, se observó un pequeño aumento en el carbono total comparado con la línea base, principalmente en términos del carbono almacenado en los productos maderables. Además, extender la rotación de 40 a 60 años bajo este régimen silvícola proporcionaría un aumento del 9,14% en el carbono total al permitir un mayor crecimiento de la biomasa y en consecuencia un aumento del almacenamiento de carbono (Tabla 1).

Tabla 1. Evolución del contenido de carbono en cada escenario por rotaciones y componentes

tabla1

Por otra parte, se observó un efecto positivo en el almacenamiento de carbono total cuando se dispone de más madera para la fabricación de productos de vida larga (ej. vigas). El efecto positivo en disminución de las emisiones de gases efecto invernadero mediante la sustitución de materiales como el cemento o combustibles fósiles supuso una adición más en términos de los efectos de mitigación de esta especie (Figura 1).  En su conjunto, la información obtenida en este trabajo ayudará a los gestores forestales en su planificación y toma de decisiones, teniendo en cuenta la importante opción de mitigación de la especie.

fig1

Figura 1. Efecto de sustitución en las emisiones de GEI al reemplazar los materiales tradicionales (hormigón para la construcción y combustibles fósiles para calefacción) por los productos de madera de castaño.

Este trabajo se encuentra dentro de la línea de investigación que lleva a cabo nuestro grupo del CETEMAS sobre el “Efecto de la gestión selvícola de las masas forestales del norte de España en la mitigación del cambio climático”.

Referencia del artículo:

Prada M, Bravo F, Berdasco L, Canga E, Martínez-Alonso C. 2016. Carbon sequestration for different management alternatives in sweet chestnut coppice in northern Spain. Journal of Cleaner Production 135 (1): 1161-1169 http://dx.doi.org/10.1016/j.jclepro.2016.07.041

Contacto:

Celia Martínez-Alonso, investigadora de Centro Tecnológico Forestal y de la Madera (CETEMAS) de Asturias.

cmartinez@cetemas.es

cetemas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Figura 1. Efecto de sustitución en las emisiones de GEI al reemplazar los materiales tradicionales (hormigón para la construcción y combustibles fósiles para calefacción) por los productos de madera de castaño.

Recordatorio-V Workshop de RED REMEDIA

Apreciados colegas, los plazos se van acabando y tenemos unos recordatorios que haceros

ABSTRACTS:

El próximo 15 de febrero finaliza el plazo de envío de abstracts para el V Workshop REMEDIA. No habrá ninguna ampliación de plazo ya que tenemos pocos días para revisarlos y establecer el programa definitivo.

INSCRIPCIONES:

Recordaros a todos los que aún no os habéis inscrito, que lo hagáis a la máxima brevedad, para poder contrastar que todas las comunicaciones se asocian a una inscripción. Hay que efectuar el pago para que las inscripciones sean válidas y podamos organizar bien vuestra acogida.

Si os inscribís como socios, deberéis estar al corriente del pago de la Cuota anual de REMEDIA (datos bancarios). Si no estáis seguros de estar al corriente, podéis contactar con Jorge Alvaro (jorgeaf@eead.csic.es), tesorero de la RED.

ALOJAMIENTO:

En los hoteles de Caldes de Montbui nos siguen manteniendo las tarifas, pero no pueden mantener las habitaciones bloqueadas por más tiempo. OS rogamos que si queréis alojaros en Caldes, donde celebraremos el Workshop y la cena social del día 29, hagáis las reservas cuanto antes, tal y como indicamos en la web.

Para cualquier cosa no dudéis en contactar con nosotros

El comité organizador

29-30 de marzo de 2017

IRTA Torre Marimon

Caldes de Montbui

Teléfono: +34 93 467 40 40
e-mail:
jornada.hortamb@irta.cat

untitled

 

Jornada en el Ministerio sobre mitigación de gases de efecto invernadero en sistemas agrícolas mediterráneos (30 de Enero)

El próximo día 30 de Enero tendrá lugar, en el Salón de Actos del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medioambiente (MAPAMA) (Plaza San Juan de la Cruz, 10) de 9:00 a 15:00, la Jornada de presentación de los principales resultados y conclusiones del Número Especial “Mitigation and quantification of greenhouse gas emissions in Mediterranean cropping systems” con particular foco sobre los estudios realizados en España.

1jornadas

2jornadas

El Número, de reciente publicación en la importante revista internacional Agriculture, Ecosystems & Environment, supone un hito investigador al mostrar las iniciativas más recientes en el ámbito de la mitigación de gases de efecto invernadero en sistemas agrícolas del mundo mediterráneo.

agee

En las últimas dos décadas, la mayoría de las iniciativas en el ámbito de la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en sistemas agrícolas, se han sostenido en información y datos de investigaciones realizadas bajos climas templados. Sin embargo, un creciente número de estudios en clima mediterráneo muestra que los procesos y factores que determinan estas emisiones, las hacen significativamente diferentes que las de climas templados, por lo que los programas de mitigación nacionales e internacionales han de ser sensibles a esta realidad regional.

El número especial, cuya edición han coordinado los investigadores españoles Alberto Sanz Cobeña (UPM) y Luis Lassaletta (PBL, Holanda) consta de 14 artículos originales sobre la emisión y la cuantificación de gases de efecto invernadero en cultivos mediterráneos incluyendo la emisión de óxido nitroso, el secuestro de carbono y la emisión de metano. En el volumen han participado autores de las diversas regiones del mundo con clima mediterráneo incluyendo Estados Unidos, Chile, Australia y diversos países de la cuenca mediterránea además de especialistas de clima templado.

IMG_0564

Este trabajo supone una actualización y revisión del conocimiento sobre las particularidades de la mitigación de las emisiones en el sector agrícola en clima Mediterráneo. A lo largo del volumen se resaltan aquellas medidas que son específicamente efectivas en la región incluyendo el manejo del riego, los fertilizantes y la materia orgánica. También se confirman unos factores de emisión de óxido nitroso menores que en la región templada con potencial repercusión en las estimaciones nacionales de emisiones del sector.

A la Jornada han sido invitadas personas con responsabilidades estratégicas en el sector. Para poder asistir tenéis que enviar un correo con nombre, apellidos y DNI a:

ivanka.puigdueta@upm.es

La RED REMEDIA presenta su visión en la Embajada de los Países Bajos en España

 La RED REMEDIA está invitada el próximo 26 de enero en la jornada “La contribución de la agricultura a la mitigación de los efectos del cambio climático” organizada por la Embajada de los Países Bajos en España .
 
La jornada tendrá lugar a lo largo de la mañana en la sede del MAPAMA y en ella se darán a conocer, entre otras cosas, la estrategia de Países Bajos y España en la lucha frente al Cambio Climático en la agricultura.

 
Lugar y Programa

La convocatoria tendrá lugar en el salón de actos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, entre las 9:15 h y las 12:45 h, y será inaugurada por el embajador de los Países Bajos en España, Matthijs van Bonzel, y el director general de Producciones y Mercados Agrarios del Mapama, Fernando Miranda.

jornadas1

jornadas2

El cambio climático implica dos tipos de acciones: mitigación y adaptación. La mitigación se centra en evitar un aumento adicional de las temperaturas mundiales, mientras que la adaptación va dirigida hacia los efectos de este cambio.

El Acuerdo de París adoptado en diciembre de 2015 se considera un éxito de gran relevancia en las negociaciones internacionales sobre el clima. Es la primera vez que un tratado internacional contiene metas y medidas adicionales de reducción de emisiones para casi 200 países. Este pacto global gira en torno a dos objetivos a largo plazo:

1.º Objetivo relacionados con la temperatura, a fin de mantener el calentamiento global «muy por debajo de los 2°C con respecto a los niveles preindustriales y proseguir los esfuerzos para limitar el incremento de la temperatura a 1,5°C».

2.º «A fin de alcanzar el objetivo de temperatura a largo plazo (…), las partes deberían aspirar a lograr el pico mundial de las emisiones de GEI lo antes posible (…) y emprender reducciones rápidas (…), para conseguir un equilibrio entre las emisiones antropogénicas por fuentes y las absorciones por sumideros de GEI en la segunda mitad de este siglo».

00-19-624x742

En este escenario, cabe recordar que la actividad agraria es una emisora significativa de GEI. Los sectores agroalimentarios también son capaces de actuar sobre el cambio climático mediante la reducción de sus emisiones y adaptándose al cambio climático.

La UE, y por lo tanto Holanda y España, tienen por objetivo a largo plazo en las Contribuciones Nacionales Intencionadas y Determinadas (INDC, por sus siglas en inglés) reducir las emisiones de GEI un 80-95 % para 2050. Este objetivo todavía puede variar y ha de ser adaptado a cada Estado miembro.

Holanda presentará lo realizado hasta ahora para disminuir las emisiones de su sector agrario. Los objetivos holandeses para 2030 no están todavía establecidos. Cada país ha de encontrar sus propias soluciones para la adaptación al clima. Sin embargo, las naciones pueden también aprender unas de otros.

img_3463

Así por ejemplo, existen diversas plataformas como Climate KIC y GACSA  (Alianza Global para una Agricultura Climáticamente Inteligente), en las que científicos y responsables políticos intercambian conocimiento y experiencia.

Es importante tener en consideración que, aparte de los efectos sobre su propia agricultura, Europa tiene un impacto más allá de sus fronteras debido a las importaciones que realiza para su industria alimentaria y de alimentación animal.

El primer bloque del programa de ponentes lo componen Elmar Theune, experta en política del Programa Energía y Clima en los Sectores Agrícolas del Ministerio de Economía de los Países Bajos, quien hablará sobre «La agricultura holandesa y el clima»; José Luis Sáenz, de la DG de Producciones y Mercados Agrarios del Mapama, quien abordará «La agricultura española ante el cambio climático»; y Henk van der Mheen, del Grupo de Ciencia Animal de la Universidad de Wageningen, que expondrá una presentación sobre «Seguridad alimentaria climáticamente inteligente: la importancia de la cooperación global en la investigación».

El segundo bloque del programa lo integran Ana Iglesias, del Departamento de Economía Agraria de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) e integrante de Red Remedia, que tratará sobre «La Red Remedia: oportunidades para implantar medidas climáticamente inteligentes en la agricultura»; Peter Prins, del Programa «More crop per drop», del Consorcio Holandés del Agua (NWP, por su acrónimo inglés), cuya temática será «La gestión inteligente del agua en la agricultura»; y Eddy Essenlink, especialista en Desarrollo Sostenible de la Asociación de las Grasas y el Aceite MVO, quien abordará la ponencia «Hacia cadenas de suministro más sostenibles: el enfoque».

Para concluir, tendrá lugar un coloquio entre los participantes y el público que será moderado por Ricardo Migueláñez, de Agrifood.

 

Fuente: Embajada de los Países Bajos en España y Mercados de Medio Ambiente

La materia orgánica del suelo: Residuos orgánicos, humus, compostaje y captura de carbono

Se acaba de publicar el libro “La materia orgánica del suelo: Residuos orgánicos, humus, compostaje y captura de carbono”, con contenidos especialmente orientados a investigadores y técnicos.

El Dr. Juan Fernando Gallardo Lancho, Prof. de Investigacion Ad Hororem del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (IRNASa, centro del CSIC), es el autor de “La materia orgánica del suelo: Residuos orgánicos, humus, compostaje y captura de carbono”, obra editada por la Sociedad Iberoamericana de Física y Química Ambiental (www.sifyqa.org.es), donde se realiza un repaso por investigaciones científicas relevantes para el manejo de la agricultura y del medio ambiente.

librogallardo

El libro surgió como consecuencia de la experiencia del Dr. Gallardo en la temática, quien durante años ha impartido numerosos cursos en universidades de Iberoamérica, recogiendo sus conocimientos en torno a este tema. Por tanto, dicha obra está dirigida a estudiantes e investigadores, pero también a técnicos que trabajan directamente en el campo, puesto que pretende no ser estrictamente científico, sino más bien práctico (esto es, útil).

No se habla de materia orgánica del suelo exclusivamente desde el punto de vista agrícola, dado que es tanto un asunto capital para la agricultura (y para la economía de la mayor parte de los países de Latinoamérica), como también básico desde el punto de vista ambiental (lo que ya se ha convertido en una preocupación prioritaria en la región citada, al igual que en los países más avanzados tecnológicamente).

En general existe una idea muy distorsionada de lo que es la materia orgánica del suelo; el público lo suele identificar con el mantillo o la hojarasca y piensa que es un componente nutritivo, pero no tiene nada que ver con eso, puesto que son dos subsistemas diferentes. La materia orgánica del suelo es más bien inerte, pero afecta enormemente a las propiedades físicas y químicas del suelo, hasta el punto de que todas sus propiedades físicas tienen que ver con el contenido de materia orgánica edáfica, incluidos los aspectos relativos a la erosión.

Precisamente, en Iberoamérica se pueden encontrar frecuentes ejemplos de cómo el mal uso del suelo provoca una pérdida de materia orgánica edáfica y esto, a su vez, deriva en erosión. Puede ser el caso de la erosión eólica en La Pampa argentina, o la erosión hídrica a lo largo de los Andes o las Sierras Madres mejicanas. Por ello los efectos de la pérdida de materia orgánica edáfica pueden tener características muy variadas, pero todas negativas.

script-img-ehidrica

Imagen de erosión eólica en La Pampa argentina Roberto Oscar, Michelena (http://inta.gob.ar/documentos/erosion-hidrica)

Índice y presentación del libro

También generalmente se piensa que lo químico es malo y lo orgánico es bueno cuando, en realidad, toda la vida es pura química y la agricultura es siempre orgánica; suelen ser meros prejuicios. Es más, los componentes orgánicos pueden contaminar tanto o más que los inorgánicos, puesto que los segundos no dependen, en general, de la microbiología, por lo que son mucho más fáciles de manejar.

En este sentido, la materia orgánica del suelo también está muy relacionada con el medio ambiente. Cuando una sociedad llega alto nivel de vida (similar al de muchos países europeos) en general ya no interesa tanto que el suelo produzca, sino que sirva para depurar ambientalmente. De hecho, uno de los síntomas de desarrollo es la multiplicación de la producción de residuos; mientras que los residuos inorgánicos se pueden manejar más fácilmente al no tenerse en cuenta el componente microbiológico, los orgánicos pueden ser realmente peligrosos. Por tanto, es el suelo agrícola el que tiene que depurar los excesos ambientales humanos, dado que no queda otra solución. Por ello se difunde la idea de que el compostaje y la utilización de lodos o fangos cloacales son buenos (dado que contienen muchos nutrientes), un discurso que va encaminado en la línea de que el campo acepte los residuos que les sobra a la ciudad; esto no es siempre cierto, pues aunque lo suele ser para las compostas, no lo es tanto en el caso de los lodos.

lodos

Aunque es cierto que los residuos orgánicos pueden ser beneficiosos por el déficit general de materia orgánica de los suelos, es necesario que se cumplan unas garantías sanitarias de manera que esté asegurando que sean beneficiosos (y no contaminen con metales pesados o con bacterias que no sean positivas para las produccione)s. Además, en Iberoamérica las grandes cantidades de residuos orgánicos no sólo proceden de las urbes, sino también de productos que ocupan enormes extensiones de cultivos, como la palma aceitera, el banano o la piña.

La Ciencia actual puede conseguir que todos esos desechos sean aprovechables y no sean un problema de contaminación. De hecho, la tecnología ya existe, aunque falte a veces el conocimiento tecnológico o el dinero para aplicarlo. Un ejemplo de ello son las depuradoras de aguas, obligatorias en todos los núcleos de población de Europa, pero que no siempre funcionan precisamente por falta de presupuesto.

Por otra parte, otro ejemplo de la íntima relación entre materia orgánica del suelo y medio ambiente es la captura de carbono, que se promueve para disminuir los gases de efecto invernadero en la atmósfera. Es frecuente que se proponga que se utilice la biomasa vegetal como capturadora de carbono, pero ello puede ser un error porque al final se tala, o se hace papel o muebles con ella, o se termina quemando; por tanto, donde habría que capturar carbono es como materia orgánica del suelo, ya que de esta manera quedaría estable y a salvo de la depredación humana o animal o del fuego. Todo ello se expone de manera siempre razonada en el libro, exponiendo ejemplos concretos y ayudándose con figuras para mayor facilidad de comprensión.

juan-gallardo-lancho

Juan Fernando Gallardo Lancho