Mejoras de los sistemas de carne en Cantabria

Este documento forma parte de la comunicación presentada en el VI Workshop de Remedia y de la conferencia impartida en el Programa de Doctorado en “Ingeniería Industrial: Tecnologías de Diseño y Producción Industrial” el 27 de Marzo del 2018 en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales y Telecomunicaciones de la Universidad de Cantabria titulada: “Impactos ambientales en la producción de carne de vacuno en Cantabria”.

Los sistemas de producción de carne en Cantabria son mayoritariamente extensivos, y pocas las explotaciones que finalizan el ternero hasta conseguir canales de 300 a 350 kilos. Los partos en estos sistemas tienen lugar a la salida del invierno, coincidiendo con el inicio del crecimiento de la hierba, lo que permite abaratar el coste de producción. Al cabo de 141±32 días los terneros se destetan con 210 kilos de peso vivo aproximadamente y el 64,8% de las granjas suben las vacas a los comunales hasta los meses de octubre y noviembre, dependiendo de la biomasa del comunal.

Las características más relevantes de estos sistemas son que disponen de 55±55 ha de superficie, de las cuales 30±31 ha son praderas y 29±43 ha de pastos comunales; el 27,4% de las explotaciones realizan algún tipo de cebo; 62,7% usan como fuente de alimentación los pastos comunales; el número de vacas nodrizas son de 47±47 madres; venden 28±29 terneros tipo pastero; ceban 5±15 terneros; compran 434 y 1027 kg de pienso y forraje por hectárea; la producción de hierba estimada es de 6171±809 kg ha, destinándose el 39,8% heno o ensilado.

El sistema de producción difiere entre explotaciones, vendiéndose el ternero al destete, generando impactos ambientales desiguales. Estos fueron estimados con el modelo de simulación BeefCant (Salcedo, 2018), señalándose los resultados en la Tabla 1. A partir de una muestra de 51 explotaciones de Cantabria y mediante un análisis de componentes principales se obtienen tres sistemas de producción de carne diferentes y definidos como: 1) pradera; 2) compra de alimentos y 3) comunal. Los porcentajes de superficie dedicada a pradera y pastos comunales son del 42,5-57,5%; 84-16% y 60-40% para cada uno de los sistemas. Mientras las UGM y los kilos de alimentos comprados por hectárea para los citados sistemas son 1,55-684; 3,01-6798 y 1,55-1259 respectivamente.

De la Tabla 1 se desprende la gran variabilidad entre explotaciones (sólo el calentamiento global y la ocupación del territorio presentan un coeficiente de variación inferior al 50%) y la ausencia de diferencias significativas en los impactos ambientales excepto en la huella de nitrógeno reactivo, menor en los sistemas intensivos. En este trabajo no se analizaron los diferentes beneficios ecosistémicos de la producción de carne.

Tabla 1. Impactos ambientales por kilo de peso vivo en los sistemas de carne de Cantabria

El 17,6% de la muestra de un total de 51 explotaciones analizadas pertenecen al Grupo II, quienes presentan unas huellas de carbono, hídrica, nitrógeno total y energética directa numéricamente menores. Pese a la ausencia de diferencias significativas, la mayor producción de peso vivo vendido por hectárea en los intensivos (397±141 kg) respecto a los Grupos I y III (183±85 y 195±780 kg) sea la causa de la variación numérica de los diferentes impactos ambientales.  El peso vivo producido por hectárea en los diferentes sistemas es causa de la venta de: 0,09-0,56-0,03 vacas de desecho, pasteros y terneros cebados para las explotaciones del Grupo I, 0,15-1,07-0,21 los del Grupo II y 0,08-0,42-0,10 el Grupo III respectivamente.

Posiblemente la venta de manyo número de animales en el Grupo II reduzca los impactos ambientales analizados, y no el peso vivo de los terneros al destete que es de 223±49 kilos. Otra posible causa de los impactos numéricamente superiores en las explotaciones del Grupo I y III, sea la pronta edad de venta de los terneros tipo pasteros de 141±32 días. Esta circunstancia predispone por razones económicas a subir el rebaño al puerto, reduciéndose la producción peso vivo. El destete lleva aparejado el final de la lactación de las vacas, reduciéndose drásticamente la producción de carne. Mientras que el ternero gana peso (o se retrasa la venta), tanto las emisiones como los impactos ambientales de ambos (ternero y madre) disminuyen. Después todas las emisiones e impactos atribuidos a la madre serán contabilizados por ternero, considerándose en este momento como impactos o emisiones “fijas”.

Mejoras de las praderas próximas a la explotación a través de la fertilización, resiembra de praderas, reserva de superficie de pastos menos productivos para la siembra de cultivos forrajeros que contribuyan a incrementar la biomasa por hectárea, permitiría aumentar la lactación de las vacas, el rendimiento de carne por hectárea y reducir la subida al comunal.

En la comunicación presentada en el VI Workshop de Remedia se analizaron tres escenarios del manejo de la superficie agrícola útil (SAU) en la producción de carne: i) reserva del 10% de la SAU para ensilado de maíz fertilizado con 130 uf de N ha-1 (MZ); ii) pradera mejorada (26 uf de N ha-1), asumiendo una respuesta de 16 kg MS kg-1 N aplicado (Salcedo, 2011) más 10% de maíz (PM+MZ) y iii) pradera mejorada (PM).  Los resultados mostraron que las mayores reducciones secuestro de carbono, N reactivo, N total, y la huella hídrica se localizan con la reserva del 10% de la SAU para maíz; el sistema PM+MZ la ocupación del territorio y la energía directa, mientras el iLUC y el calentamiento global lo hacen en el sistema de pradera mejorada (PM).

Como conclusiones indicamos que son necesarios más trabajos que justifiquen estos resultados. En cartera están 50 explotaciones más para mejorar las predicciones.

Autor: Gregorio Salcedo Díaz

CIFP “La Granja” Heras 39792 Cantabria

Anuncios

Oferta de trabajo: Consultor/a sectorial en agricultura, silvicultura y otros usos de la tierra.

Se busca candidato/a para trabajar de Consultor/a Sectorial – Agricultura, Silvicultura y Otros Usos de la Tierra en la Dirección Nacional de Medio Ambiente del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente del Gobierno de Uruguay.

Antecedentes

El objetivo del Proyecto de referencia es contribuir a la creación de capacidades institucionales y técnicas para cumplir con los requerimientos de transparencia establecidos en el Artículo 13 del Acuerdo de París. El mismo es ejecutado por el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA), con el apoyo de Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y fondos de donación del Fondo para el Medio ambiente Mundial (GEF por sus siglas en inglés).

A través de este Proyecto (https://www.thegef.org/project/building-institutional-and-technical-capacities-enhance-transparency-framework-paris), se esperan obtener los siguientes resultados: i) establecimiento de una institucionalidad eficiente y articulada que permita el desarrollo de actividades relacionadas con la transparencia; ii) diseño y establecimiento de un sistema nacional para la medición, reporte y verificación (MRV por sus siglas en inglés) de acciones de adaptación, transferencia de tecnología, financiamiento, creación de capacidad y mitigación; iii) mejora de los Inventarios Nacionales de GEI (INGEI); y iv) creación de capacidades técnicas en función de las circunstancias nacionales.

En este marco, es necesaria la contratación de un/a consultor/a para fortalecer el proceso de  mejora de los INGEI y para el establecimiento del sistema nacional de MRV de acciones de mitigación y adaptación, en particular para las actividades del sector Agricultura, Silvicultura y Otros Usos de la Tierra (AFOLU, por sus siglas en inglés).

uruguay-1888216_960_720

Funciones y responsabilidades

Bajo la supervisión del MVOTMA a través de su División de Cambio Climático (DCC), del MGAP a través de Unidad de Sostenibilidad y Cambio Climático de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria, el/la consultor/a tendrá las siguientes tareas y responsabilidades:

Colaborar en la elaboración del componente sectorial sobre AFOLU de los INGEI que se realicen durante el período de contratación, incluyendo las siguientes actividades: recopilación de datos e información sobre las distintas actividades (producción, consumos, etc.); procesamiento de la información para su adaptación a los requerimientos de la metodología internacional aprobada por el IPCC para la realización de los Inventarios; aplicación de la metodología internacional para el cálculo de emisiones; recálculo de la serie histórica cuando corresponda; y elaboración del informe sectorial respectivo, facilitando la interpretación de los resultados.

Colaborar en el análisis del componente sectorial (AFOLU) del último INGEI elaborado para la identificación de principales puntos de mejoras en datos de actividad, evaluando fuentes de información alternativas, precisión y certidumbre de los datos para los diferentes subsectores, tales como producción animal, cultivos, pastizales , tierras forestales y humedales.

Colaborar en la organización y realización de actividades que contribuyan a mejorar la calidad del componente sectorial de los INGEI, incluyendo el desarrollo de parámetros y factores de emisión específicos para la aplicación de metodologías de nivel superior para categorías clave (revisiones bibliográficas, talleres y consultas a especialistas según temáticas, coordinación con instituciones académicas y de investigación para aplicación de metodologías de juicio de expertos, etc.).

Categorías prioritarias a analizar son:

  • Producción animal y agricultura:
    • emisiones de CH4 de la fermentación entérica, teniendo en cuenta diferentes composiciones de dieta y regiones agroecológicas;
    • emisiones de CH4 del cultivo de arroz, teniendo en cuenta los diferentes sistemas de producción y riego;
    • emisiones directas e indirectas de N2O procedentes de la deposición del estiércol y los residuos de cultivos;
    • emisiones de la aplicación de fertilizantes nitrogenados de síntesis;
  • Tierras forestales (bosque nativo y plantaciones):
    • parámetros para estimar biomasa, madera muerta y carbono orgánico del suelo (COS); y
  • Categorías de conversión del uso de la tierra:
    • Matriz de cambios en el uso del suelo y representación coherente de las tierras;
    • Cambios en las existencias de COS, emisiones y absorciones de CO2, asociadas al cambio de uso de la tierra.

Colaborar en el relevamiento de los datos que se requieran para el seguimiento y la verificación de los objetivos de la NDC, y colaborar en la identificación de procedimientos o iniciativas para cubrir vacíos de información existentes, incluyendo monitoreo y documentación de áreas de pastizales bajo buenas prácticas y tierras de cultivo bajo planes de uso y manejo de suelos en cultivo continuo y en rotaciones, que aporten al funcionamiento del sistema doméstico de Monitoreo, Reporte y Verificación (MRV).

Participar en el proceso de puesta en operación y mantenimiento operativo del Sistema Nacional de Inventarios de GEI, con responsabilidad específica en la generación de insumos del sector AFOLU para todos los componentes del sistema: arreglos institucionales, métodos y documentación de datos, archivo, categorías principales, y garantía y control de la calidad.

Colaborar en el análisis de los enfoques presentados en las directrices del IPCC para estimar el secuestro de carbono en los Productos de Madera Cosechada (HWP), para poder seleccionar el enfoque que mejor representa los flujos de los HWP nacionales, y colaborar en la aplicación de dicha metodología.

Participar en las actividades (revisiones bibliográficas, talleres y consultas a especialistas según temáticas, coordinación con instituciones académicas y de investigación para aplicación de metodologías de juicio de expertos, etc.) para identificar y aplicar una metodología para estimar las reservas (stocks) de carbono en los depósitos de carbono y en las categorías de uso de la tierra incluidas en los objetivos nacionales de la primera NDC, actualmente expresadas como áreas a conservar (y aumentar cuando corresponde) o como emisiones evitadas y secuestro de CO2.

Colaborar en las actividades relacionadas con la aplicación de metodologías para la evaluación de medidas de mitigación y adaptación al cambio climático incluidas en la NDC de Uruguay, que aporten al funcionamiento del sistema doméstico de Monitoreo, Reporte y Verificación (MRV). Colaborar en el relevamiento de información, medición de indicadores, desarrollo de cálculos e identificación de necesidades de nueva información.

Colaborar en la identificación de vacíos de capacidad y necesidades de creación de capacidades para mejorar la transparencia a nivel sectorial, que sirvan como insumos para el diseño de un Programa de Creación de Capacidades para actores institucionales relevantes.

Colaborar en el diseño, alimentación y actualización de un sistema de información para el intercambio de productos de conocimiento relativos a la transparencia, en lo que respecta a insumos del sector AFOLU.

Colaborar en el desarrollo de productos para comunicar las acciones de mitigación y adaptación sectoriales y su evaluación, dirigidos a diferentes públicos objetivo.

  • Participar en capacitaciones sectoriales e intercambios con pares a nivel regional, para la mejora de la calidad de los INGEI y metodologías para mejorar el sistema de MRV doméstico, a nivel sectorial.

Requisitos

  • Egresado universitario con título de grado o posgrado en las áreas de ingeniería, agronomía, biología, ciencias ambientales u otras áreas afines al objeto de la consultoría.
  • Mínimo de 3 años de experiencia profesional.
  • Experiencia profesional en proyectos del área de cambio climático, del área ambiental, o de producción sostenible en el sector agropecuario.

Se valorará:

  • Experiencia en tareas de coordinación e intercambio a nivel técnico con representantes institucionales, así como con organizaciones no gubernamentales.
  • Conocimiento o experiencia en elaboración de Inventarios Nacionales de GEI, Comunicaciones Nacionales, Informes Bienales de Actualización o en procesos relativos a la transparencia climática, en particular en el sector agropecuario.
  • Habilidades de comunicación (oral y escrita), trabajo grupal multidisciplinario y conocimiento de herramientas informáticas.
  • Conocimiento del sector agropecuario y las tecnologías dominantes.
  • Conocimiento operativo de herramientas informáticas, gestión de bases de datos, planillas de cálculo, análisis estadístico y sistemas de información geográfica.
  • Dominio de inglés y español.

 

Las postulaciones deben enviarse al correo electrónico vacantes.proyectos.uy@undp.org hasta el 26 de julio de 2018 a las 17hs  identificando el nombre del cargo al que se postula: Consultor/a Sectorial – Agricultura, Silvicultura y Otros Usos de la Tierra.  Recuerde que los adjuntos deben pesar menos de 10 MB.

Se requiere la presentación de: Curriculum Vitae

El/la consultor/a deberá facturar como profesional universitario o como empresa unipersonal. Durante el plazo del contrato, la persona contratada no podrá ser funcionario/a público/a o mantener vínculos contractuales con organismos del Estado a excepción de la Universidad de la República.

La persona a contratar deberá ser ciudadano/a uruguayo/a (natural o legal), o extranjero/a residente con domicilio constituido y ánimo de permanecer en el territorio de la República Oriental del Uruguay durante todo el tiempo que las tareas implicadas en el contrato lo requieran.

Acceder a los términos de referencia aquí: TDR Consultor CBIT – Sectorial AFOLU

Oferta tesis doctoral| Crop diversification and low-input farming across Europe: from practitioners’ engagement and ecosystems services to increased revenues and value chain organisation (Diverfarming)

Se busca candidato/a para hacer la tesis doctoral

Se busca una persona, con alta motivación y capacidad de trabajar en equipo, interesada en realizar la tesis doctoral sobre el manejo sostenible de sistemas agrícolas en ambientes semiáridos. Concretamente, en el proyecto de investigación se incluyen diversos aspectos biofísicos (regeneración del suelo, mejora de la fertilidad y secuestro de carbono, biodiversidad, producción, control de la erosión y regulación de los ciclos hidrológicos, y mitigación y adaptación al cambio climático) y socio-económicos que ayudarán a demostrar los múltiples beneficios de convertir sistemas convencionales de monocultivo de leñosas de secano (almendros) en sistemas diversificados (que combinen varios cultivos) e integrados (que combinen agricultura y ganadería). La propuesta de tesis se enmarca en el proyecto europeo Diverfarming: “Crop diversification and low-input farming across Europe: from practitioners’ engagement and ecosystems services to increased revenues and value chain organisation”, así como en diversos proyectos de investigación regionales y nacionales.

La tesis se llevaría a cabo en el Departamento de Conservación de Suelos y Agua del Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (CEBAS-CSIC) en Murcia en colaboración con la Estación Experimental del Zaidín (EZZ-CSIC) en Granada, y el trabajo de campo se realizaría en varias fincas localizadas en Murcia y Granada.

murcia tesis remedia

Requisitos:
– Licenciatura en Ciencias Ambientales, Biología o Agronomía (nota mínima equivalente a un 7 sobre 10). Mínimo de 300 créditos ECTS en el conjunto de estudios universitarios oficiales.
– Cumplir con los requisitos de acceso a un programa oficial de doctorado en una
universidad española.
– Nacionalidad española
– Nivel de inglés equivalente al nivel B2
– Buena disposición para realizar tareas de trabajo de campo y ensayos de laboratorio, y
ganas de aprender y utilizar algunas herramientas de modelización y aproximaciones que evalúen aspectos socioeconómicos, como pueden ser análisis multi-criterio y de costebeneficio.

Los interesados pueden contactar por e-mail enviando su Curriculum Vitae, junto con una carta de motivación y la nota de expediente académico antes del día 6 de septiembre.

Contactos:
María Martínez-Mena (mmena@cebas.csic.es)
María Almagro (maria.almagro@bc3research.org)
María Eugenia Ramos (eugenia.ramos@eez.csic.es)

Nuestras razas autóctonas ¿una de las claves de la adaptación de la ganadería al cambio climático?

En el verano de 2014 estuve de voluntaria en una granja de vacas de leche en Cantabria. Un día, durante el ordeño de la tarde, apareció por ahí un señor de avanzada edad que había sido ganadero. No recuerdo a qué fin, se puso a hablarme de Hormaechea. Yo no sabía quién era el hombre del que me estaba hablando. Mi interlocutor se llevó las manos a la cabeza y balbuceó que con una juventud tan inculta el mundo solo podía ir a peor.

Resulta que el famoso (y polémico) Juan Hormaechea fue alcalde de Santander y presidente de Cantabria en los años 80 y principios de los 90 del siglo XX. Pasó a la historia por mandar construir el Palacio de Festivales de Santander y el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, pero por lo que lo admiraba tanto aquel señor con el que estuve hablando, fue por haber traído a Sultán, un toro de raza frisona procedente de Canadá por el que las arcas públicas pagaron un millón de dólares para que mejorase la genética de la cabaña ganadera cántabra y hacerla más productiva (Bolado, 2011).

Pocos días después de oír por primera vez la historia de Sultán, visité la única ganadería lechera compuesta exclusivamente por vacas de raza pasiega. Me pasé los días siguientes (e incluso los meses siguientes) buscando información por todos los medios posibles sobre esas vacas rojas que había hallado en un pueblo perdido. Descubrí que no hace falta irse hasta las frondosas selvas amazónicas, ni buscar especies salvajes, para disfrutar de la diversidad genética. Durante ese tiempo también me volví una experta en hacer quesadas, que puede parecer una anécdota que nada tiene que ver con este artículo, y sin embargo, las quesadas y los sobaos deben su popularidad (y su existencia) a la gran calidad de la mantequilla producida con la leche de las vacas pasiegas. Además, la buena aptitud láctea de las vacas pasiegas llevó a muchos pasiegos a desplazarse con sus vacas hasta ciudades como Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia o Zaragoza para poder abastecer de leche a las grandes urbes, sobre todo a partir de que en el siglo XIX se popularizara su consumo. Como consecuencia del aumento de demanda, se buscó aumentar la producción, cruzando las vacas pasiegas con razas foráneas, y pasó a un segundo plano la importancia del contenido  en  materia grasa, buscando aumentar la cantidad de leche, iniciándose de esta manera la introducción masiva de ganado frisón (Servicio de Genética de la Universidad Complutense de Madrid, 2012).

pasiega

Ejemplar de raza pasiega. (Foto: Lucía López Marco)

Y así fue cómo las razas foráneas fueron ganando terreno a unas razas locales que habían sido seleccionadas durante siglos buscando determinados caracteres (como la cantidad de grasa en leche) y su adaptación a las exigencias del medio; quedando a día de hoy 540 ejemplares censados de raza pasiega (MAPAMA, 2017a), mientras que de raza frisona (la de Sultán), solo en Cantabria hay 71.578  (MAPAMA, 2017b).

Por desgracia, la historia de la pasiega es común a muchas otras razas. Según datos de la FAO (2016), de las 8822 razas de ganado que se tiene constancia que existen a nivel mundial, 7761 corresponden a razas locales.  En el Catálogo Oficial de Razas de Ganado de España (CORGE) hay recogidas actualmente 165 razas autóctonas (entre las que, como curiosidad, se encuentra una raza de camello), de las cuales 136 están en peligro de extinción (MAPAMA, 2018). Esas son las que resisten, porque muchas otras, como la mantequera leonesa, se han extinguido y solo sabemos de ellas por las crónicas. Algunas, desaparecieron antes incluso de que alguien pudiese registrar su existencia.

fao_razas

Número de razas de mamíferos y aves locales, regionales y transfronterizas a nivel global (FAO, 2016)

Aunque a priori pueda parecer que la desaparición de las razas locales ha sido en beneficio de obtener unas mejores producciones, no hay que pasar por alto que conservar estas razas supone “conservar sus aptitudes de aprovechamiento de pastizales y subproductos agrícolas” (García, 2011). Las razas autóctonas  agrupan ejemplares muy rústicos, que han sido moldeados por el territorio donde se han desarrollado, un paisaje donde a menudo los pastos son escasos, estacionales y que únicamente pueden ser aprovechados de forma rentable por ejemplares perfectamente adaptados, como los de nuestras razas autóctonas (Esteban, 2003). Pero nuestras razas no solo están mejor adaptadas a los pastos de la zona de la que proceden, también lo están a las condiciones orográficas, a las enfermedades, al clima… Y sobre todo, suponen un “cajón” lleno de genes a los que poder recurrir cuando sea necesario.

merina negra2

Rebaño de ovejas merinas negras. Esta raza (que fue descrita por los romanos a su llegada a la zona meridional de la Península Ibérica), llegó a desaparecer en España y ha sido recuperada en los últimos años a partir de ejemplares de rebaños portugueses. (Foto: Lucía López Marco).

La ganadería en un contexto global de cambio climático

Dejemos por un momento a un lado a nuestras razas autóctonas y situémonos en un marco global. Recordemos que la ganadería es la responsable de entre el 7 y el 18 por ciento de las emisiones totales de gases de efecto invernadero de origen antrópico (Gerber et al, 2013). Es decir, la ganadería contribuye al cambio climático, pero también se ve afectada por él (Hoffmann, 2010). Todo esto en un contexto de desarrollo global en el que se prevé que alimentar a la humanidad requerirá que la producción aumente en un 50% de aquí a 2050, a la par que también se espera que aumente el consumo de proteína animal (principalmente en los países en desarrollo), lo que supondrá un aumento de la producción ganadera y de su intensificación y que tendría efectos en los sistemas agroalimentarios, por lo que urge encontrar la forma de adaptarnos a los efectos del cambio climático (FAO, 2017).

cebu

Ganadería de cebúes en Bolivia. (Foto: Lucía López Marco)

Las variaciones en el clima tendrán diversas consecuencias sobre la ganadería. Por un lado, se espera que alteren los ecosistemas, debido a los cambios en la temperatura y en las precipitaciones, y, por tanto, a la disponibilidad de alimento. Pero también traerán consecuencias fisiológicas al ganado, ya que se sabe que el estrés térmico reduce tanto la producción como la reproducción y aumenta la mortalidad; al tiempo que al aumentar las temperaturas, se consume más agua (Hoffmann, 2010).

Por otro lado, los procesos fisiológicos de la mayoría de invertebrados son altamente dependientes de la temperatura ambiente, así que es de esperar que tengan un efecto directo en la abundancia, la distribución y la dinámica poblacional de los parásitos (Sotiraki et al, 2013). De hecho, algunos estudios ya constatan “un resurgimiento de algunas enfermedades transmitidas por vectores, que se creían bajo control, y también la aparición de otras nuevas” (Iriso Calle et al, 2017).

vaca_charca

El aumento de la temperatura podría tener un efecto directo sobre la abundancia de parásitos del ganado. Las charcas y fuentes de agua han constituido siempre uno de los principales focos de parasitación de los animales. (Foto: Lucía López Marco)

¿Y cómo nos adaptamos?

Ante todas estas consecuencias directas que el cambio climático podría ocasionar en la ganadería, probablemente una de las claves para adaptarnos sean nuestras razas autóctonas. En algunas zonas marginales, los rebaños tradicionales están compuestos por diversas especies y por distintas razas para mantener una mayor diversidad en la granja y poder amortiguar las posibles adversidades climáticas y económicas (Hoffmann, 2010).  En regiones en vías de desarrollo, la introducción de razas exóticas y su cruce con razas locales es bastante común. Es el caso de Kenia, donde las razas locales de cebú (Bos primigenius indicus), se han mezclado con razas foráneas de cebú (principalmente con la variedad Guzerat procedente de Brasil y desarrollada a partir de ejemplares indios de la raza Kankrei) y con razas lecheras de Bos Taurus (Frisona, Montbeliard. Ayshire, Guernsey o Jersey), ya que se ha visto que en estas zonas el potencial productivo de las razas exóticas es muy dependiente de la alimentación, además de que se ve reducido al no estar adaptadas a las enfermedades tropicales y a las condiciones ambientales (Salmon, 2017) , algunos autores afirman que el cruce de razas exóticas con razas locales es la clave para conseguir un mayor potencial productivo, a la vez que se conserva parte de la resiliencia de las razas autóctonas (Hoffmann 2010; Salmon, 2017).

Nuestros recursos zoogenéticos son el resultado de siglos de selección por parte de nuestros antepasados y han demostrado ser muy adaptables, acompañándonos en ecosistemas muy diferentes y en distintas zonas climáticas; por lo que en la actualidad, ante la amenaza que supone para la ganadería el cambio climático, el potencial que ofrecen las razas autóctonas podría ser una solución de adaptación para el sector ganadero (FAO, 2007).

Mi abuela siempre decía que “quien guarda siempre tiene”. Si conservamos el abánico genético que suponen las razas autóctonas, siempre tendremos donde poder buscar para adaptarnos a los distintos retos que el clima pueda traernos.

DSCN4280

Macho de la raza caprina Retinta, autóctona de Extremadura y en peligro de extinción (Foto: Lucía López Marco)

 

Referencias:

Bolado, N. (27 de marzo de 2011). Los 639 hijos de ‘Sultán el Magnífico’. El diario montañés. Recuperado de: http://www.eldiariomontanes.es/v/20110327/cantabria/hijos-sultan-magnifico-20110327.html

Esteban, C. (2003). Razas ganaderas españolas ovinas. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y Federación Española de Asociaciones de Ganado Selecto (FEAGAS)

FAO (2007). Plan de Acción Mundial sobre los Recursos Zoogenéticos y la Declaración de Interlaken. FAO, Roma, 50 pp. Disponible en: http://www.fao.org/3/a-a1404s.pdf

FAO (2016). Status of Animal Genetic Resources – 2016. 9th Session of the Intergovernmental  Technical Working Group on Animal Genetic Resources for Food and Agriculture. FAO, Rome, 28 pp. Disponible en: http://www.fao.org/3/a-mq950e.pdf

FAO (2017). The State of Food and Agriculture 2017: Leveraging Food Systems for Inclusive Rural Transformation. FAO, Rome, 160 pp. Disponible en: http://www.fao.org/3/a-i7658e.pdf

García, C. (2011). Tiempo, clima y ganadería extensiva de bovino en España. Disponible en: https://repositorio.aemet.es/bitstream/20.500.11765/2457/1/ganaderiaexten_cal2012.pdf

Gerber, P. J., Henderson, B., & Makkar, H. P. (2013). Mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero en la producción ganadera. Una revisión de las opciones técnicas para la reducción de las emisiones de gases diferentes al CO2. FAO Producción y Sanidad Animal. 177. Disponible en: http://www.fao.org/3/a-i3288s.pdf

Hoffmann, I. (2010). Climate change and the characterization, breeding and conservation of animal genetic resources. Animal genetics, 41(s1), 32-46. Disponible en: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1365-2052.2010.02043.x/full

Iriso Calle, A., Bueno Marí, R., de las Heras, E., Lucientes, J., & Molina, R. (2017). Cambio climático en España y su influencia en las enfermedades de transmisión vectorial. Revista de Salud Ambiental, 17(1), 70-86. Disponible en: http://ojs.diffundit.com/index.php/rsa/article/view/843

MAPAMA (2017 a). Raza Bovina Pasiega. Datos censales. Catálogo Oficial de Razas. Disponible en: http://www.mapama.gob.es/es/ganaderia/temas/zootecnia/razas-ganaderas/razas/catalogo/peligro-extincion/bovino/pasiega/iframe-ejemplo-arca.aspx

MAPAMA (2017b) Raza Bovina Frisona. Datos censales. Catálogo Oficial de Razas. Disponible en: http://www.mapama.gob.es/es/ganaderia/temas/zootecnia/razas-ganaderas/razas/catalogo/integrada-espana/bovino/frisona/iframe-ejemplo-arca.aspx

MAPAMA (2018). Catálogo Oficial de Razas. Disponible en: http://www.mapama.gob.es/es/ganaderia/temas/zootecnia/razas-ganaderas/razas/catalogo/

Salmon, G. R. (2017). Reducing the carbon footprint of Senegalese cattle systems through improved productivity (Doctoral dissertation). University of Edinburgh, Edinburgh.

Servicio de Genética de la Universidad Complutense de Madrid (2012). Programa de Conservación de la Raza Bovina Pasiega. Asociacion de Criadores de Ganado Vacuno de la Agrupación Pasiega y Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. Disponible en: http://www.mapama.gob.es/es/ganaderia/temas/zootecnia/PROGRAMA_CONSERVACION_PASIEGA_corregido20120125113155_tcm7-296275.pdf

Sotiraki S., Stefanakis A., Hoste H., Maurer V., Butler G., Leifert C. (2013) The role of biotic and abiotic stress factors on sheep welfare: The example of parasites and climatic changes in European countries. In : Ben Salem H. (ed.), López-Francos A. (ed.). Feeding and management strategies to improve livestock productivity, welfare and product quality under climate change. Zaragoza : CIHEAM / INRAT / OEP / IRESA / FAO.  p. 159-169 (Options Méditerranéennes : Série A. Séminaires Méditerranéens; n. 107) http://om.ciheam.org/om/pdf/a107/00007027.pdf

Autora: Lucía López Marco  (IAMZ-CIHEAM)

http://mallata.com/

lucia_tudanca_peq2

Artículo| El 70 % de las emisiones de CH4 en arrozales del Delta del Ebro tienen lugar durante la post-cosecha

Los arrozales (figura 1) son una de las principales fuentes de metano (CH4) de origen antropogénico de manera que aumentar la precisión en las estimaciones de emisiones de CH4 es fundamental para identificar y diseñar estrategias de mitigación del cambio climático. Para determinar prácticas de mitigación efectivas es necesario, por una parte, conocer el patrón temporal de emisiones y por otra, tener una mayor comprensión de las complejas interacciones ambientales y agronómicas que determinan las emisiones de CH4.

articulo IRTA 1

Figura 1. Arrozal en el Delta del Ebro

Para poder aportar mayor conocimiento en este sentido, en IRTA, en el marco del proyecto LIFE EBROADMICLIM (http://www.lifeebroadmiclim.eu), realizamos un estudio en los arrozales del Delta del Ebro basado en un diseño de sitios múltiples con los objetivos de estimar las emisiones anuales acumuladas de CH4 y su patrón temporal y de realizar un análisis multivariante para poder identificar las principales variables agronómicas y ambientales explicativas de las emisiones de CH4.  Para ello, monitorizamos mensualmente, desde mayo hasta diciembre, las emisiones de CH4 (figura 2) y parámetros fisicoquímicos de agua y suelo en 15 campos comerciales de arroz distribuidos por todo el Delta del Ebro para poder captar su variabilidad geofísica y agronómica.

Articulo IRTA 2

Figura 2. Muestreo de gases de efecto invernadero mediante el uso de cámaras gas.

Las emisiones anuales siguieron un patrón bimodal con dos picos, en agosto y octubre (figura 3). Las emisiones acumuladas de CH4 ascendieron a 314 kg CH4 kg ha-1 de las cuales un 70% tuvieron lugar durante la post-cosecha. Según la fase de cultivo, esto es durante el crecimiento o en post-cosecha, las principales variables explicativas fueron diferentes. Durante el crecimiento del cultivo, las emisiones estuvieron positivamente relacionadas con el nivel de agua y la cobertura del cultivo, pero negativamente con el redox del suelo. En cambio, durante la post-cosecha la incorporación del rastrojo y la temperatura del suelo fueron los principales factores que estimulaban las emisiones de CH4 mientras que el nivel de agua se relacionaba negativamente, contrariamente al comportamiento durante la fase de cultivo.

Figura 3. Tasas de emisión mensuales de C-CH en arrozales del Delta del Ebro.

Por lo tanto, los resultados de este estudio destacan la importancia de incluir el periodo de post-cosecha en las estimaciones de las emisiones acumuladas, a menudo descuidado. Esta información representa un paso importante para la determinación de medidas de mitigación de emisión de CH4 en arrozales, las que sugerimos deben basarse en el manejo de agua y de rastrojo.

Autora: Maite Martínez Eixarch, IRTA.

Para acceder al artículo haga click AQUÍ

Call for experts|EIP-AGRI

New call for EIP-AGRI Focus Group experts now open!

The topics to be covered by the two new Focus Groups are:

  • Non-chemical weed management in arable cropping systems
  • Pests and diseases of the olive tree*

If you have practical experience on any of these topics and would like to share this with 19 other experts to identify promising and inspiring ideas for innovation, please apply by 10 September 2018 23:59 hrs CET (Brussels time).

See details here: https://ec.europa.eu/eip/agriculture/en/focus-groups

Resultado de imagen de eip agri

Entrevista a Salvador Calvet, presidente de Remedia

Entrevista a Salvador Calvet, presidente de Remedia

Salva Calvet_RemediaSalvador Calvet es Doctor Ingeniero Agrónomo. Trabaja como profesor e investigador en la Universidad Politécnica de Valencia, y desde el año 2017 es el presidente de la Red Científica Remedia.

Tu principal línea de trabajo se centra en el ámbito de la medición y mitigación de emisiones en ganadería y en el desarrollo de sistemas de medida y compilación de inventarios de emisiones. ¿En qué consiste esto?

He trabajado en todo lo que está relacionado con las emisiones gaseosas en la producción animal, tanto en condiciones de campo como de análisis y modelización. Entre los trabajos de campo, nos centramos en la medida de emisiones de contaminantes atmosféricos procedentes de la ganadería intensiva y la evaluación de estrategias para su reducción. Entre los trabajos de análisis y modelización, hemos trabajado durante muchos años en el desarrollo de las metodologías de cálculo de los inventarios nacionales de emisión y más recientemente en la modelización de impactos asociados a la producción animal. En definitiva, nuestro objetivo es contribuir a una producción ganadera más competitiva y con menor impacto ambiental, considerando la diversidad de sistemas de producción.

¿Qué gases emite la ganadería?

La ganadería emite una gran diversidad de gases, tanto de forma directa como indirecta. Sin duda el gas más relevante en cuanto a contribución al total de emisiones es el amoniaco (NH3) procedente de las excreciones de los animales (me gusta este visor de emisiones en países NEC). También son muy relevantes los gases efecto invernadero (visor de emisiones en UE): el metano (CH4) procedente de la fermentación entérica y de la gestión de estiércoles líquidos, así como el óxido nitroso (N2O) emitido principalmente en la aplicación a campo de los estiércoles. No debe olvidarse que la ganadería emite una gran variedad de otros compuestos volátiles responsables de los olores de esta actividad, y que están relacionados con las molestias generadas a la población.

¿Qué implicaciones tienen estos gases en el ambiente? ¿Se les puede dar algún aprovechamiento productivo?

Estos gases se suelen emitir en baja cantidad y por eso son difíciles de aprovechar en la práctica con la tecnología actual. Sin embargo, a pesar de su baja concentración, la cantidad global emitida es muy relevante y ocasionan efectos ambientales importantes. El NH3 es un gas irritante para animales y trabajadores cuando se acumula en alojamientos ganaderos insuficientemente ventilados, y contribuye junto con otros contaminantes atmosféricos como el material particulado (polvo en suspensión) a generar problemas respiratorios. Una vez emitido al exterior, su principal efecto es que desequilibra los ecosistemas al aportar un nutriente (el nitrógeno) que normalmente es limitante en el medio natural. Esto se concreta en efectos como la acidificación de los suelos, la eutrofización de las aguas y la alteración de la vegetación natural.

Óxido nitroso y metano son potentes gases efecto invernadero cuyo efecto se suma al de otros gases (por ejemplo el CO2). Su creciente acumulación en la atmósfera está inequívocamente relacionada con el cambio del clima ya experimentado en los últimos años y con los que se seguirán produciendo en los próximos años, según los diferentes escenarios.

¿Producen la misma cantidad de metano todos los animales? ¿A qué se debe la variación entre individuos y entre especies?

Los rumiantes producen claramente mayor cantidad de metano de origen entérico que los monogástricos (cerdo y aves), en lo que puede parecer un “peaje” por el hecho de que estos animales puedan aprovechar los alimentos fibrosos (que otros animales o los propios humanos no podemos aprovechar). Dentro de una misma especie, la alimentación juega un papel esencial, de forma que se produce más metano cuanto menos digerible es la dieta. Recientemente se han obtenido unas nuevas ecuaciones de cálculo en la que han participado investigadores de Remedia (ver entrada en blog).

En cuanto al metano que se produce a partir de los estiércoles líquidos, depende sobre todo del tiempo y forma de almacenamiento, aunque el tipo de animal y su alimentación también influyen.

¿Qué implicaciones va a tener y/o está teniendo el cambio climático en la actividad ganadera?

Tiene implicaciones directas e indirectas muy relevantes, y me temo que no nos acabamos de creer que las vamos a ver con nuestros ojos. De hecho, ya las estamos viendo. Por una parte, tenemos un efecto directo ya que el estrés por calor es un importante factor que reduce el bienestar animal y la productividad. Por otra parte, tenemos una serie de efectos indirectos relacionados con la propagación de enfermedades y con la menor disponibilidad de agua (ya sea en los pastos o en los cultivos utilizados para la alimentación animal). Un ejemplo de colaboración dentro de Remedia ha sido el proyecto Optibarn (participación de UPV y BC3). Por lo pronto yo les digo a mis alumnos que planifiquen una granja con las proyecciones de los próximos 30 años (p.ej en http://www.adaptecca.es/), y no con el histórico climático de los últimos 30 años, tal y como me enseñaron a mí.

En un escenario futuro en el que se prevé que el consumo de carne mundial aumente, ¿qué medidas crees que deberían implementarse de cara a paliar los efectos del cambio climático?

Considero que cualquier medida que pretenda tener éxito debe contar con todos los actores, incluidos los sectores productivos. Desde mi perfil de ingeniería agronómica estoy convencido de que existe un importante margen de mejora para reducir las emisiones y adaptarse al cambio climático aplicando medidas de manejo y tecnológicas, tanto en sistemas intensivos como extensivos. Un ejemplo de este enfoque es el informe del Focus Group de EIP-AGRI sobre emisiones del ganado (ver entrada en blog).

Una discusión clave y de gran complejidad hace referencia a medidas relacionadas con reducir el consumo de carne (o de determinados tipos de carne), tal como nos indicó Agustín del Prado en la segunda parte de su reflexión pre-Remedia 2018. Me gustaría añadir un par de reflexiones dirigidas a las posiciones más extremas: 1. ¿aceptarían los sectores medidas que implicasen reducción del consumo si la comunidad científica aporta un consenso unánime de que es imposible mantener la producción con un nivel de contaminación admisible? ¿Reconocerán todos los stakeholders que la producción ganadera intensiva (exquisitamente planificada y gestionada) es sin duda una potente solución (que no la única) para satisfacer la demanda de alimentos a nivel mundial?

España es después de Alemania el principal productor de porcino de Europa, y el tercero del mundo. El aumento de explotaciones intensivas de monogástricos en ciertas áreas de la península está desembocando en movimientos vecinales que se oponen a la apertura de nuevas granjas en sus municipios. ¿Hay realmente un exceso de explotaciones en España? ¿Existe alguna solución para mejorar la gestión de los purines?

Es evidente que hay zonas en España con excesiva concentración ganadera, y eso dificulta en gran medida la correcta gestión de estiércoles y purines, incrementando la presión sobre el medio ambiente. No obstante, existe un importante margen de mejora en el uso de estiércoles ganaderos (Sanz-Cobena et al., 2014), y apuesto particularmente por la gestión colectiva de purines. Creo que una explotación ganadera de gran tamaño no debe ser objeto de rechazo automático, pero sus promotores deben ser conscientes de los importantes impactos que se suelen producir en zonas de elevada concentración ganadera. Por su parte, las administraciones tienen la obligación de exigirles las medidas necesarias que permitan compatibilizar la actividad con el medio, que probablemente deberían ser medidas más efectivas que las contempladas hasta ahora.

¿Qué estrategias pueden tener más importancia para la adaptación de la ganadería al cambio climático?

La adaptación de la ganadería al cambio climático es todo un mundo por explorar en profundidad. La ganadería intensiva que es la que más conozco espera poder adaptarse al cambio climático a través de medidas tecnológicas, pero ¿serán suficientes si el suministro de agua y piensos se ve comprometido por el cambio climático?

¿Ganadería intensiva o extensiva? ¿Cuál de las dos parece que contamina menos? ¿Cuál tiene mayor impacto negativo en el medio?

Las formas de producción ganadera son muy variadas entre lo que podrían considerarse extremos de intensividad y extensividad, y seguramente ninguna de ellas sea la más favorable respecto a todos los aspectos ambientales, expresados de las distintas formas posibles (p.ej. por animal, por kg producido, por kg de alimento consumido que no compite con la alimentación humana…). Creo que REMEDIA tiene miembros con mejor solvencia que yo para aportar información sobre esta cuestión.

Desde el año 2017 eres el presidente de la Red Científica Remedia. ¿Cuándo y por qué te uniste a la red? ¿Qué es para ti la Red Remedia?

He participado desde la primera edición del Workshop Remedia que se celebró en Bilbao en 2012. Sin embargo, hasta 2017 era “simplemente” el mejor foro de discusión científica a nivel nacional sobre mitigación del cambio climático en el medio agroforestal. Desde que coordino la red me estoy dando cuenta cada vez más de su gran potencial, tanto por la gran valía personal y profesional de sus investigadores e investigadoras, como por las enormes posibilidades de colaboración que tenemos. Y de su sentido del humor (por el que una vez me dijeron que se puede conocer a la gente).

Tu trabajo como investigador y profesor, sumado a tu labor como presidente de la Red Remedia consume buena parte de tu tiempo… ¿Cómo concilias la vida laboral y la personal?

Ciertamente soy poco eficiente en modo multitarea y me cuesta bastante. Todos esos ámbitos requieren una importante dedicación, y a veces me parece que no doy lo suficiente. No obstante, ninguna de estas labores es en solitario, y tengo la suerte de contar con personas cercanas en las que te puedas apoyar, delegar, e incluso te puedan cubrir en momentos puntuales. La vida personal, especialmente la familia, la considero irrenunciable.

Salva Calvet_ Remedia

 

¡Apuntad la fecha! El próximo Workshop Remedia será el 27 y 28 de marzo de 2019 en Lugo

Podemos confirmar que el próximo workshop de la Red Remedia de 2019 se celebrará en el campus de la Universidad de Santiago de Compostela en Lugo. Concretamente, será los días 27 y 28 de marzo de 2019.

Campus_Lugo

Seguro que será un éxito como lo han sido las seis ediciones anteriores. Más adelante el comité organizador nos irá comunicando los detalles, pero os podemos adelantar que ya estamos trabajando por traer a gente de la Comisión Europea y de la GRA.

¡Ya podéis reservar esos días en vuestro calendario!

Muralla_Lugo

Disculpad el ya tradicional fallo en el anuncio del workshop (en el título del anuncio anterior ponía 2018)

Sin más, recibid un afectuoso saludo de parte del comité organizador.

¡Apuntad la fecha! El próximo Workshop Remedia será el 27 y 28 de marzo de 2019 en Lugo

Podemos confirmar que el próximo workshop de la Red Remedia de 2019 se celebrará en el campus de la Universidad de Santiago de Compostela en Lugo. Concretamente, será los días 27 y 28 de marzo de 2019.

Campus_Lugo

Seguro que será un éxito como lo han sido las seis ediciones anteriores. Más adelante el comité organizador os comunicará más detalles, pero os podemos adelantar que ya estamos trabajando por traer a gente de la Comisión Europea y de la GRA.

Muralla_Lugo

¡Ya podéis reservar esos días en vuestro calendario!

Sin más, recibid un saludo de parte del comité organizador.

 

Curso de formación en servicios climáticos

Hola,

Os informamos de este curso de formación en servicios climáticos que puede ser de vuestro interés. En él participamos un par de miembros de REMEDIA como profesorado.

Curso_UPV

El curso tendrá lugar en Valencia en la segunda quincena de julio. Podéis consultar aquí los detalles, o consultar directamente a su organizador Manuel Pulido.

Cuenta con un programa de carácter transversal muy completo y un excelente profesorado. Incluye además varias sesiones relacionadas con el ámbito agroforestal.

Curso_UPV2.png

Un abrazo,

Salva Calvet