ANTIBIÓTICOS, GANADERÍA Y CAMBIO CLIMÁTICO

El otro día leí un artículo que hizo que mi mente se teletransportara a un rincón perdido en las montañas que me descubrió Luis. Luis es, probablemente, el último pastor auténtico que queda en los Pirineos. Anda de aquí para allá, echando un ojo a sus cabras, a sus vacas, a sus yeguas, a sus ovejas… Y como las ovejas no entienden de fronteras, también se encarga de controlar de vez en cuando algún que otro rebaño que se escapa del pastor y de los gendarmes. Incluso cuando desfallece algún montañero, por ahí aparece él, para hacerles mascar hierba de pedreguera y reponerse de la hipoglucemia.

Y es único no solo por eso, sino porque es de los pocos pastores que siguen recurriendo al conocimiento tradicional, a los saberes que le enseñó su abuelo, basados en el uso de plantas, para prevenir las enfermedades de su ganado, curarles las heridas y las infecciones, facilitar que entren en celo…

Sin embargo, Luis es un bicho raro en peligro de extinción. Ya no quedan casi pastores, y los pocos que quedan, hace tiempo que cambiaron el aceite de enebro por la enrofloxacina. “Es que tenemos 2000 ovejas en la finca, y 1000 están pariendo. No nos la podemos jugar” me dice Miguel, un extremeño enamorado de sus ovejas y sus burras que también es un bicho raro, porque los jóvenes que deciden ser ganaderos también son, a día de hoy, seres dignos de estudio.

Y claro, en realidad, el problema no es que haya pocos pastores, sino que el problema es que ahora para salir adelante tienes que tener 2000 ovejas y hacer mil papeles; hay que dar a los animales un determinado pienso, porque sino no engrasan igual y entonces no se venden igual; hay que concentrar los partos y tener tres parideras en dos años…Y con tanto cordero junto, al final las diarreas van que vuelan y la única solución acaba siendo recurrir a antibióticos y antiparasitarios.

El caso es, que todo esto vino a mi cabeza porque yo me acordé de Luis, y me acordé de Luis porque evita los antibióticos y el artículo que yo leía trataba sobre un estudio que había demostrado que el uso sistemático de antibióticos en ganadería no solo crea resistencias, sino que también aumenta la emisión de gases de efecto invernadero. Para demostrarlo, investigadores de las Universidades de Colorado y Helsinki administraron un antibiótico de amplio espectro y de uso común a un grupo de vacas con el objetivo de seguir el recorrido del antibiótico desde su administración en el animal. Lo que descubrieron fue que los residuos del antibiótico desechados en las heces, alteraban la microbiota del sistema digestivo de los escarabajos peloteros, coleópteros esenciales para completar el ciclo del carbono y para mejorar la fertilidad de los insectos, así como para combatir algunas plagas.

Por otro lado, también observaron que con el antibiótico las vacas desprendían 1,8 veces más metano (gas de efecto invernadero) en las heces. Además, en una entrevista realizada por la BBC a Tobin Hammer, uno de los responsables del estudio, este aseguraba que “es probable que los antibióticos aumenten también los niveles de metano eructado”, que es la forma principal por la que los rumiantes eliminan el metano, sin embargo, no pudieron medirlo en su estudio.

FullSizeRender

La noticia de la BBC concluía asegurando que este hallazgo suponía un golpe para los ganaderos, y yo pensaba en Luis, y en Miguel, y en Antonio… Y en tantos y tantos ganaderos que administran antibióticos porque sólo así pueden conseguir el nivel de producción que les exige el mercado para poder abastecerse de toda la cantidad demandada de productos de origen animal. Y en realidad, pensaba yo con mi mente refugiada en las montañas, debería ser un golpe para los consumidores, y estos deberían ser conscientes del impacto ambiental de los alimentos, pero eso, mejor, os lo cuento otro día.

Referencias:

Hammer, T.J., Fierer, N., Hardwick, B., Simojoki, A., Slade, E., Taponen, J., Viljanen, H., Roslin, T., 2016. Treating cattle with antibiotics affects greenhouse gas emissions, and microbiota in dung and dung beetles. Proceedings of the Royal Society of London B: Biological Sciences 283. doi:10.1098/rspb.2016.0150

Harrabin, R. (25 Mayo 2016). Cattle drugs could fuel climate change, study suggests. In BBC Science & Environment. Recuperado de http://www.bbc.com/news/science-environment-36368734

Autora: Lucía López Marco  (IAMZ-CIHEAM)

http://mallata.com/

foto-sobre-mi

Subida por

Agustin del Prado

CLICK AQUÍ PARA HACERTE SOCIO DE RED REMEDIA

SIGUENOS EN TWITTER, LINKEDIN , Youtube  y FACEBOOK

 

NO HAY QUE VOLVER A LAS CAVERNAS, POR PEPE MÚJICA

De vez en cuando uno tiene golpes de suerte en la vida, y el pasado 13 de Enero fue uno de ellos. Gracias a la inestimable ayuda de Óscar Blumetto (Investigador de INIA Uruguay), tanto Arantxa Villagrá (CITA-IVIA, futura miembro de Remedia) y un servidor (Fernando Estellés, UPV), tuvimos la oportunidad de entrevistarnos con el expresidente de la República Oriental del Uruguay, Pepe Mujica.

mujica2

Durante las dos horas de charla tuvimos la oportunidad de tratar temas como la sostenibilidad de la producción agraria y conocer su opinión de primera mano. Mujica defendió claramente la necesidad de conservar el medio en el que vivimos (como ya ha dicho en muchos otros foros), pero siendo conscientes de que, para sobrevivir como especie, debemos modificarlo. “No podemos volver a las cavernas” fue una de sus frases que se me quedó grabada, refiriéndose a que las tendencias que abogan por la producción tradicional, esto es, de espaldas a los avances tecnológicos de los últimos años, son insostenibles para alimentar a la población mundial, e incluso pueden llegar a ser más perniciosas para el medio ambiente. Utilizó el ejemplo del maíz, que ha avanzado de forma muy relevante en su producción por parte de las variedades híbridas respecto a las tradicionales, siendo mucho más eficientes en uso del suelo, de fertilizantes y otros insumos para producir la misma cantidad de alimento.

También se refirió a los Organismos Modificados Genéticamente (OMG) que tanto están dando que hablar últimamente. En palabras del Pepe (como le llaman allí con una familiaridad impensable para nuestro rígido protocolo), “el problema no son los OMG, es que los hayan desarrollado y monopolicen algunas empresas privadas” (él se refirió al nombre una de estas empresas que obviaré en este texto por cordialidad). Es decir, con todas las precauciones, cuidados y seguridades, el avance de la genética tiene que estar en nuestra alimentación. Muchos autores defienden que lo único que hacemos es tratar de acelerar la mejora genética de nuestros antepasados cuando seleccionaban a la vaca más productiva o la naranja más dulce para seguir reproduciendo la especie. Otro tema es la transgénesis, donde se pueden alcanzar resultados impensables en cuestiones como la resistencia a la sequía de algunos cultivos por poner un ejemplo.

Ahora bien, no nos “intensifiquemos” hasta el extremo y no olvidemos nuestras raíces. Tenemos un planeta y hay que cuidarlo. Es el único legado que vamos a dejar a nuestros descendientes y es fundamental que tratemos de preservarlo. Pepe Mújica cultiva sus propias hortalizas, no sólo por diversión, sino porque cree en la pequeña producción “familiar” que se le llama en aquel país. Estos sistemas de baja productividad suelen salir muy perjudicados cuando los medimos en términos eco-productivos (valga el ejemplo de la tan utilizada huella de carbono, expresada en función de la productividad), ya que su productividad es baja. Ahora bien, si pensamos en el coste ambiental de sus inputs, la cosa cambia. ¿Cuál es el coste ambiental de producir carne de vacuno ‘a campo’, con alimentación basada en pastos naturales no sembrados que además se consumen en la proximidad? ¿Y los efectos sobre el secuestro de carbono de los suelos? ¿Existe un sistema productivo más sostenible?.

IMG_9309

El Pepe me pareció un hombre sabio, un filósofo y sobre todo una persona consecuente. Me enseñó que se puede ser una persona muy influyente a nivel mundial y, al mismo tiempo, un agradable señor mayor con el que conversar en su jardín. Pero sobre todo me enseñó que entre el blanco y el negro, la escala de grises es infinita. Que hay que ser capaz de mirar hacia delante sin dejar de mirar dónde se pisa y siempre recordando de dónde se viene. Pero hay que avanzar.

No volvamos a las cavernas

Fdo: Fernando Estellés (UPV, RED REMEDIA)

 

 

Subida por

Agustin del Prado

CLICK AQUÍ PARA HACERTE SOCIO DE RED REMEDIA

SIGUENOS EN TWITTER, LINKEDIN , Youtube  y FACEBOOK

ANDALUCÍA, ¿AYUDANDO A CONTROLAR LAS EMISIONES DE GEI RECICLANDO EL PLÁSTICO?

¿Se recicla en la Agricultura?

Afortunadamente, la respuesta es SI. El sector está más comprometido que nunca con la correcta gestión de los residuos que genera (Caldeiro Jiménez, 2016). El Sistema Integrado de Gestión de Residuos Fitosanitarios (SIGFITO) ha sido un factor determinante en este asunto.

fig1

Figura 1 Recogida de residuos plásticos en España – distribuido por sector contribuyente (Sevigné-Itoiz et al., 2015)

Aunque las emisiones asociadas a la gestión de residuos plásticos puede parecer menos importante, cuando se compara a la contribución de los fertilizantes o las deyecciones ganaderas, si se toman en cuenta todos los problemas ambientales derivados de la mala gestión del plástico, y el hecho de que el sector agrícola es responsable de  >20% del residuo plástico que se genera en el país (Figura 1) debemos felicitar a Andalucía por tomar cartas en el asunto y haberse convertido en la única región de España con legislación específica sobre la gestión de residuos de plásticos agrícolas (Caldeiro Jiménez, 2016).

 

fig2

Figura 2 Distribución de cultivos protegidos en España

Dado que de las 17 comunidades autónomas, Andalucía es la región líder en el uso de plásticos para cultivos protegidos, cubriendo el 53% de las 113,997 HA cultivadas (Figura 2), no sorprende que el gobierno regional haya tomado cartas en el asunto.

Sin embargo, aunque celebramos esta legislación, es importante no olvidar que la gestión de este tipo de residuos depende de la calidad del plástico recuperado. Más aún, resultados recientemente publicados (Sevigné-Itoiz et al., 2015) han demostrado que aunque si bien es cierto que la correcta gestión de los residuos plásticos está en ascenso, algunos cambios se han traducido en un aumento de la exportación de los mismos a China, lo cual reduce la “sostenibilidad” del sistema, sugiriendo que queda un largo camino por recorrer y genera una pregunta que a este grupo de expertos le puede interesar responder, qué hace exactamente Andalucía con los residuos plásticos derivados de la actividad agrícola de la región?

Referencias

Caldeiro Jiménez, A., 2016. Nuevos tiempos para la gestión de los residuos plásticos agrícolas en Andalucía. RETEMA #190, Junio 2016; http://www.retema.es/static/media/images/revista/html/edicion-_190.html

Sevigné-Itoiz, E., Gasol, C.M., Rieradevall, J. and Gabarrell, X., 2015. Contribution of plastic waste recovery to greenhouse gas (GHG) savings in Spain. Waste Management, 46, pp.557-567. http://dx.doi.org/10.1016/j.wasman.2015.08.007

Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, 2012. Producción y consumo sostenibles y residuos agrarios.

Autora: Elena Pérez-Miñana Elena.perezminana@btinternet.com