Emisiones de óxido nitroso debidas al manejo de sistemas agrícolas y praderas en Europa: un artículo surgido del proyecto Europeo NitroEurope

El proyecto europeo NitroEurope finalizó en Abril de 2011 coincidiendo con la presentación del European Nitrogen Assessment. Estructurado en torno a seis componentes principales (observación de flujos y sumideros de N, manejo de agrosistemas, medidas, modelización a escala parcela, modelización a escala de paisaje, modelización integrada a escala continental y análisis de incertidumbres) y contando con la participación de 62 instituciones de Europa, Rusia, China y África, el Proyecto ha resultado en la publicación de numerosos trabajos científicos. Destacan aquellos que tratan de mostrar una visión integrada de procesos o eficacia de medidas de mitigación en distintos sistemas y países. Es este el caso del artículo publicado hace algunos meses en la revista Biogeosciences, titulado “Nitrous oxide emissions from European agriculture; an analysis of variability and drivers of emissions from field experiments” y en el que, bajo la dirección del Dr. Robert Rees del SRUC escocés, se muestran y discuten algunos de los principales resultados del componente centrado en los impactos del manejo sobre las emisiones de N2O en suelos agrícolas y praderas.

En concreto, el trabajo liderado por el Dr. Rees explora la importancia relativa de factores específicos del lugar de experimentación y de manejo del cultivo (o pradera) sobre las emisiones de este GEI. Los ensayos de campo seleccionados y objeto de análisis se localizaron en Italia, España, Dinamarca, Suecia, Bélgica, Alemania, Reino Unido (cultivos) y en UK, Hungría, Polonia, Alemania y Francia (praderas). El periodo de medida de flujos de emisión no fue nunca inferior a los dos años, utilizándose el método de cámaras manuales.

GasChambers_300x200

Como era esperable, las emisiones de N2O variaron ampliamente (0.04-21.21 kg N2O ha-1 año-1) entre los lugares de experimentación, principalmente debido a los tratamientos y manejo empleados. La adición de N al sistema se mostró como el mayor determinante de las emisiones (15% de la varianza en cultivos y 77% en praderas). Los mayores flujos y variabilidad se observaron en praderas. En estos sistemas, la mayor variabilidad en las emisiones estuvo asociada a la manipulación de los mismos, y no tanto a las características espaciales y temporales del lugar de experimentación. Este hecho pone de manifiesto la gran relevancia de las intervenciones humanas sobre la mitigación de emisiones de GEI en sistemas agrícolas. Otro de los resultados destacables del estudio estuvo asociado a la falta de consistencia con el factor de emisión (FE) de N2O del IPCC (1% del N aplicado es emitido como N2O) de los resultados obtenidos en este estudio. En este caso, los resultados en cultivos fueron un 37% mayores que este valor. En el caso de las praderas la diferencia no fue importante, si bien la mayoría de los casos estudiados carecían de adición externa de N.

El laboreo fue otra de las actividades de manejo analizadas. Una reducción del laboreo se mostró asociada a un aumento a corto plazo en las emisiones de N2O. Lo que se ha relacionado con un incremento en la actividad de los desnitrificadores debida al mayor contenido en C del suelo. Cabe así mismo ser destacada la alta variabilidad en las emisiones medidas en lugares no fertilizados, lo que llevó a los autores a concluir que existen factores, como la mineralización de materia orgánica y la presencia de leguminosas, características de sistemas ecológicos con rotaciones incorporadas, que pueden afectar a la emisión y que no fueron considerados. Por este motivo se calculó un FE específico para estos tres sistemas frente a la media de todos los cultivos analizados (1.58 vs 2.37 kg N2O ha-1, respectivamente).

En el caso de sistemas de cultivo convencionales, al considerar factores ambientales específicos, resultó que los lugares con mayores inputs de N y precipitaciones son los más susceptibles a presentar elevadas emisiones de N2O. En el caso opuesto se habría situado el lugar experimental español, situado en el centro de la península (Alcalá de Henares, Madrid). Los datos aportados por el grupo de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) mostraron que la ausencia de riego y las bajas precipitaciones en suelos con bajo contenido en materia orgánica llevaron a unas emisiones bajas de N2O, observándose en algunos casos consumo de N2O por parte de los microorganismos de estos sistemas.

Se concluyó el trabajo haciendo alusión al importante hecho de que una disminución en la fertilización, aun suponiendo menores emisiones de N2O, puede tener asociado un desplazamiento de emisiones ligado a la menor producción. Es por ello que, siguiendo el criterio ya mostrado por otros autores, se calcularon las emisiones de N2O en base al N contenido en los productos cosechados (intensidad de la emisión). Lo que permite obtener un índice de gran utilidad para valorar la efectividad de la mitigación.

Un pensamiento en “Emisiones de óxido nitroso debidas al manejo de sistemas agrícolas y praderas en Europa: un artículo surgido del proyecto Europeo NitroEurope

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s